Nada sobre asesinos del joven de la Upaep y su padre en la pozolería

***Fiscalía aún no informa de investigación sobre hechos de la colonia Amor

 

Luis Enrique Quintero/ Colaborador

 

Hasta anoche, al cierre de la presente edición, las autoridades policíacas no contaban con pistas sobre los dos despiadados criminales que la madrugada del lunes asesinaron a balazos dos comensales (padre e hijo) de la pozolería Los Ángeles, en la colonia Amor de esta capital, uno de ellos un joven de 24 años que estudiaba Ingeniería en la UPAEP, donde los hechos y la impunidad provocan mucha indignación.

Como informamos oportunamente, poco después de las cero horas los dos agraviados (el estudiante Rafael Alfaro Espino y su padre del mismo nombre) se dirigieron a la pozolería “Los Ángeles”, ubicada en la esquina de 37 norte y 6 Poniente, donde se encontraban saboreando el plato principal de la casa, sin imaginar que sería el último pozole de su vida.

Cuando estaban a punto de retirarse irrumpieron en el establecimiento dos desconocidos que portaban armas de grueso calibre con las que se abrieron paso entre un gran número de mesas repletas de clientes a quienes encañonaron y obligaron a entregar todo lo de valor que llevaran encima (billeteras, relojes, alhajas, celulares, etc.), además de apoderarse del producto de las ventas del día.

Al llegar a la mesa de los hoy occisos, éstos se levantaron de sus asientos y sin medir el peligro y la prudencia, hicieron frente a los malosos que les dispararon cuando el más joven usó una botella para defenderse.

En el lugar de los hechos perdió la vida el muchacho pues recibió un tiro en el abdomen que le arrancó la existencia casi en forma instantánea, mientras que su progenitor, aún con un hijo de vida, fue atendido minutos después por los servicios de emergencia que lo llevaron rápidamente al Sanatorio Betania, pero antes de llegar falleció.

Los ladrones y homicidas salieron corriendo del lugar y lograron escapar en medio de las sorprendentes y atemorizadas miradas de los testigos, entre ellos varias damas que cayeron en ataques de nervios, mismos que no se atrevieron a intervenir pues muy probablemente hubieran corrido la misma suerte que las dos víctimas mortales.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl