No somos terroristas, dicen alumnos de la UAP y exigen su libertad

Alejandra Corona Flores

 

A dos años de la represión que sufrieron por el gobierno morenovallista, los siete estudiantes de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), quienes fueron acusados por terrorismo y actualmente por daño en propiedad privada, exigieron al gobierno de Antonio Gali su absoluta libertad, pues actualmente sus procesos siguen abiertos en la Fiscalía General del Estado (FGE).

En conferencia de prensa, Carlos Arafat Rosas Burgess Villegas en compañía de Juan Carlos Tepole Ixtacua y otros de sus compañeros, recordó que el 5 de junio del 2015, la FGE realizó cinco operativos excesivos en distintos inmuebles en los cuales vivían los siete estudiantes de la UAP, con la intención de “encontrar” artefactos explosivos y armas de fuego que tuvieran relación con los hechos ocurridos el primero de junio del mismo año en las instancias del Instituto Nacional Electoral (INE), Secretaría de Economía y una de las estaciones de la línea del RUTA.

Los siete jóvenes son Rosas Burgess, Tepole y Erick López Cruz, todos de la licenciatura de Sociología; Ana Rosa Zilli Colorado, Dulce Carolina Parra Escalona y Axel Jiménez Morillon de Medicina, y Sharyff Guerrero Contreras de la licenciatura de Computación. Cuatro de ellos pertenecen al Comité para la Libertad de los Presos Políticos y contra la Represión Social en Puebla.

Carlos Arafat narró que cuando se les detuvo y estuvieron en la Fiscalía General del Estado fueron amenazados que iban a ser encarcelados por 60 años y se les iba a enjuiciar por terrorismo.

Además, reveló que sufrieron a tortura, pues hubo un momento en que fueron bajados al sótano de la fiscalía y ahí hicieron una hilera los ministeriales, como si en apariencia los fueran a golpear, y a algunos los hicieron firmar con el engaño que ya iban a ser liberados, “pero por acá acabaron de firmar y cambió el trato de los elementos, nos hicieron que nos quitáramos toda la ropa, a varios compañeros nos revisaron hasta el ano para ver qué cosa traíamos, y se nos metió en celdas diferentes y nos dijeron que nos llevarían al Cereso de San Miguel, eso fue un acto de tortura”

Ante la presión de los estudiantes de la UAP y familiares; así como de los medios de comunicación, reconoció que lograron salir, pero bajo proceso y acusados de daño en propiedad privada.

En su oportunidad, Juan Carlos destacó que a dos años de su detención viven en la incertidumbre, porque no tienen un estatus de libertad absoluta o formal libertad, “nos tienen atados de manos”

“Hoy a casi dos años no hay ninguna solución en nuestro caso, no fue un hecho aislado, desde antes de las detenciones, se venía dando una campaña de criminalización en nuestra organización, que es el bloque Revolucionario Estudiantil y Popular. Todo esto sucedió durante el sexenio del ex gobernador Rafael Moreno Valle, a quien se le reconoce por su política represiva contra las voces disidentes dentro del estado”, señaló, Carlos Arafat.

Por todo lo anterior, exigieron al gobierno de Antonio Gali Fayad su absoluta libertad, pues actualmente sus procesos siguen abiertos en la Fiscalía General del Estado.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl