Ejecuciones del director del ISSSTE Tehuacán y de otro médico, impunes

***Fueron asesinados entre el 14 y 15 de mayo

 

Luis Enrique Quintero/ Colaborador

 

Velo de impunidad cubre la violenta muerte de dos médicos con puestos directivos en el sector salud, quienes fueron asesinados en un lapso de 24 horas sin que hasta el momento haya detenidos y sin que se conozcan las causas por las que fueron ultimados y, menos aún, la identidad de los homicidas.

La noche del lunes 15 de mayo, dentro de una bolsa para basura tamaño “Jumbo” fue hallado en la azotea de su domicilio el cadáver del joven médico Noé Mercado Carrillo, quien se desempeñaba con director del ISSSTE en Tehuacán.

Los primeros informes señalan que alrededor de las 20 horas, vecinos de la junta auxiliar de San Nicolás Tetitzintla, recurrieron a las autoridades de protección civil para reportar un fuerte olor a gas que emanaba de la casa 505-D de la Privada Melchor Ocampo.

Minutos después, elementos del Heroico Cuerpo de Bomberos de Tehuacán acudieron al lugar de los hechos para efectuar una inspección mediante la que descubrieron que alguien había abierto las llaves del gas de una estufa.

En los momentos de subir a la azotea se percataron de que estaba tirado un bulto envuelto en bolsas para basura, por lo que procedieron a abrirlas y encontraron el cadáver de un individuo joven del que más tarde se supo correspondía al infortunado galeno Angel Noé Mercado Carrillo.

Los familiares fueron notificados y declararon que tenía más de 24  horas que no sabían nada de él, por lo que incluso ya habían subido su fotografía y datos las redes sociales para que la ciudadanía ayudara a localizarlo.

Se sabe que el doctor fue visto por última vez la tarde del domingo 14 de mayo al salir del Hospital de la Mujer de Tehuacán, donde también laboraba. Tripulaba un automóvil Seat León de color rojo y placas TZU-6713, mismo que no ha aparecido.

OTRO GALENO

Por otra parte, por aparente venganza, un día antes fue asesinado a balazos el médico Gerardo Alvarado Herrera, quien se desempeñaba como jefe de la Jurisdicción Sanitaria de Acatlán de Osorio, en la mixteca poblana. Los sicarios huyeron.

Se sabe que el hombre de blanco se dirigía a la zona deportiva de ese municipio cuando fue interceptado por varios maleantes que no le dijeron nada, simplemente desenfundaron y le dispararon hasta en ocho ocasiones hasta dejarlo sin vida en el lugar de los hechos.

Estos crímenes han provocado irritación en la sociedad poblana que exige a las autoridades un clima sin tanta inseguridad y violencia y, sobre todo, que estos dos homicidios no queden impunes, como muchos otros.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl