SE ESFUMÓ JAGUARES Y EL PUEBLA EN PROBLEMAS

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

Lo que ha ocurrido con el equipo Jaguares de Chiapas evidencia a sus propietarios, los hermanos Jesús y Carlos Hugo López Chargoy, como unos arribistas al deporte que apasiona al país.

Desde que tomaron las riendas del cuadro de la selva y del Puebla, que también está en problemas de deudas y con la porcentual, han ido de escándalo en escándalo. El propio Gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello, declaró que siempre ayudó a Carlos Hugo pagando nóminas y viajes cuando era visitante, aparte de prestarle el estadio Víctor Manuel Reyna.

¿Qué pasó con el dinero?

Solo los hermanos lo saben.

Quebraron todo.

Jaguares armó un buen cuadro la temporada que recién terminó, nada más que los jugadores no recibían sueldos y la incertidumbre se apoderó de todos hasta pisar el infierno.

La fianza que tenía la Liga MX será utilizada para pagar algunos pasivos y la franquicia está a disposición de alguien que la quiera comprar o bien, quedará en el limbo.

Los jugadores tendrán que buscar acomodo donde puedan y al costo que sea o truncar sus ilusiones, con un pero: La Federación se quedó con sus cartas como parte de la garantía de pago de las deudas de los dueños.

A la par, el Puebla ha recibido ultimátum: O se pone al corriente en sus pendientes o podría correr la misma suerte. No hay voceros oficiales que digan qué pasó con la fianza de 10 millones que tienen que depositar. Y si ya fue entregada, de dónde salió el dinero, toda vez que los hermanitos están quebrados.

Por esa razón, la Federación no les permitió vender jugadores para cubrir adeudos y solo les dio opción de comprar a seis de mediana calidad. Prácticamente tendrán que arrancar la temporada con el mismo plantel que terminó en último lugar de la tabla general y penúltimo de la porcentual.

No obstante, se afirma que serán finalmente 9 los elementos que arribarán al campamento poblano, 3 de ellos provenientes de Jaguares, Arizala, Toledo y Moi Muñoz

Los nubarrones son negros en el horizonte.

No hay solvencia económica.

Hay que sumarle que los hermanitos no son dueños de las marcas ni del escudo que ostenta el equipo Puebla; sin embargo, las han utilizado indebidamente.

Por lo que toca al escudo, lo cambiaron por otro que es similar al del ayuntamiento local. Si les pertenecía, al igual que la marca del equipo, por qué proceder de esa manera.

El que nada debe…

Ahora bien, habrá que preguntar: ¿Qué manos estarán atrás para financiar al equipo Puebla?

¿Seguirán siendo propietarios los hermanitos López Chargoy?

¿Y la fianza de dónde salió?

Recuérdese que son alrededor de 200 millones de pesos que tuvieron que depositar.

Es el único equipo al que se le exigió tal cantidad; los demás únicamente 5 millones de dólares.

Ese es el tamaño de la desconfianza en los que quisieron hacer de la multipropiedad un gran negocio y terminaron exhibidos.

¿Qué dice la afición?

Lamentablemente es noble.

Veremos si va al estadio en el nuevo horario de viernes a las 7 de la noche o prefiere otra opción local con Lobos de la BUAP que jugará los sábados a las 5 de la tarde en su guarida de Ciudad Universitaria.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl