LA FARSA DE MORENO VALLE Y EL PLEITO PORRÚA

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

La carta que empezó a circular hace dos días en periódicos locales y nacionales firmada por José Antonio Pérez Porrúa, evidenció la farsa de Rafael Moreno Valle Rosas, el despilfarro de dinero en la promoción de su libro y la campaña adelantada disfrazada rumbo a la presidencia de México, que debe ser investigada por el INE y sancionada con severidad.

El Director General de Editorial Porrúa y Librerías Porrúa fue contundente: “La empresa 100% mexicana con 117 años de historia, no tiene vínculos con personas u organizaciones que utilizan el apellido Porrúa para engañar y estafar”.

La réplica de Miguel Ángel Porrúa no se hizo esperar, queriendo aparecer como una empresa profesional y transparente que impulsa ediciones de calidad.

No conozco los atributos de quien firma como Librero-Editor, pero sí puedo afirmar que su respaldo a ediciones de calidad es muy cuestionable, pues el texto de Rafael está lejos de serlo. Más bien es un testimonio a su egolatría enferma.

Elogio en boca propia es vituperio.

Y es que dice Rafita que él lo escribió.

No se puede esconder que existen diferencias o un pleito entre la familia Porrúa, pero tampoco que Miguel Ángel se está prestando para una promoción inusual de un libro que no se vende, pero que aparece con gastos millonarios al publicitarse en espectaculares, radio, televisión abierta y privada, cines, taxis y transporte público.

Las estadísticas de hace 15 días señalan que se habían vendido 14 de medio millón que fueron impresos. La mayoría han sido regalados en comidas, desayunos y cenas con gente influyente que no ha vertido comentarios favorables.

Ni Gabriel García Márquez ni Mario Vargas Llosa ni Carlos Fuentes ni Juan Rulfo ni Carlos Monsiváis ni Octavio Paz ni José Emilio Pacheco ni Juan Villoro han recibido tanta difusión en sus obras.

Es un atentado a la inteligencia mencionar los nombres de estos ilustres mexicanos como ejemplo yuxtapuesto a Moreno Valle, un imberbe “escritor” que se jacta de manera aberrante de lo que no es.

Así engaña.

Los poblanos, en su mayoría, saben del Gobierno infame que ejerció y que tiene en crisis financiera al Estado.

Es increíble que se le proteja, a sabiendas que cultivó en Puebla corrupción e impunidad.

Es el Atila moderno: Donde pisa no vuelve a crecer la hierba.

Miguel Ángel Porrúa es su amigo y cómplice.

Así lo denota José Antonio, Director General de Editorial Porrúa.

**********

CUÁL ES EL CRITERIO del  Gobierno municipal de San Martín Texmelucan que encabeza Rafael Núñez, para realizar convenios o repartir dinero entre Periodistas a través de su jefe de prensa José Antonio de la Vega.

En la lista que tengo en mis manos aparecen publicaciones que ya no existen y reporteros que están lejos de prestar un servicio de comunicación eficiente y profesional.

Será que desde la casa de espionaje morenovallista, de la 9 poniente y boulevard Atlixco, le dictan lo que tiene que hacer el Alcalde o es que Comunicación Social del ayuntamiento de Texmelucan sirve a intereses que no se atreve a divulgar.

Será gracioso ver las reacciones de los involucrados cuando se publique la lista que, por cierto, no es la primera ni será la última.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl