Doger, el hombre que podría ganar para el PRI Casa Puebla

*Cauto, esperando los tiempos, habla de que los Partidos no deben equivocarse o perderán

 

 

 

*Nada está decidido; las elecciones son impredecibles donde todo influye, subraya

 

 

REFLEXIONES

 

 

Miguel Ángel García

 

 

El encabezado principal es la interpretación personal de quien esto escribe: Doger, el hombre que podría ganar para el PRI Casa Puebla.

Es mi percepción, luego de valorar la baraja de aspirantes.

Mi reflexión no conlleva a descalificar a nadie del Revolucionario Institucional ni a los aspirantes de otros Partidos, pero sí el comentario directo de que Enrique Doger Guerrero no solo es el mejor posicionado, sino que posee trayectoria, preparación académica y política, un discurso entrón con variables que no lo hacen dudar, conexiones que lo fortalecen y el talento suficiente para pedir mano después que dejó pasar dos oportunidades, disciplinándose y esperando los nuevos tiempos donde ya no hay mañana.

El Delegado del Seguro Social en Puebla, se reunió con columnistas de diferentes medios de comunicación para explicarles algunos asuntos que tienen que ver con su encargo federal, destacando el crecimiento de número de afiliados que demuestra que el empleo ha recibido un impulso notable; la reconstrucción del Hospital de San Alejandro, cuya licitación se decidió en México; el que Traumatología y Ortopedia ocupe el tercer lugar nacional en transplantes y que la Delegación que preside, sea la quinta mejor en el país, atendiendo a 3 millones y medio de derechohabientes. No dejó de resaltar que el abasto de medicamentos alcanza el 99 por ciento.

Sin embargo, los Periodistas no se quedaron con las ganas de escuchar su punto de vista sobre lo que puede ser la elección de 2018, la que calificó como la más competida en la historia de México. Explicó una encuesta sobre Puebla que ya conoce el Comité Ejecutivo Nacional, resaltando que es preocupante que han ido a la baja los números de su Partido en cuanto a votos en gubernatura, Alcaldías, Diputados y Senadores, conjugándose la selección de candidatos, la campaña, la estrategia y la unidad.

Nadie puede predecir el comportamiento del electorado ni cómo se dará el voto diferenciado.

La estadística, hasta el momento, no es halagüeña para el PRI a nivel nacional, pero también a nivel Estado por muchas circunstancias que se han repetido hasta la saciedad. Sin embargo, el Revolucionario Institucional no está muerto ni nadie puede proclamarse triunfador, cuando falta poco menos de un año.

Ni siquiera Andrés Manuel López Obrador tiene asegurado nada, como se quiere hacer creer. La historia ahí está. Lo sucedido recientemente en el Estado de México deja una gran lección, porque el fenómeno del tabasqueño no fue suficiente para hacer triunfar a la Maestra Delfina Gómez; lo que aconteció con Josefina Vázquez Mota, del PAN, deja otra, porque después de ser puntera, terminó en cuarto lugar, mientras que el PRD con Juan Zepeda, fue la gran sorpresa. Muchos decían que sería la debacle del PRI con Alfredo del Mazo y no fue así.

Doger acepta que los comicios son impredecibles; nadie puede apostar a la trampa ni a lanzar candidatos por amiguismo o compadrazgo. Aquí lo que se requiere es la frialdad para seleccionar a los abanderados sin equivocaciones, lo contrario lleva a la derrota.

Previo a una elección cuentan los candidatos, la campaña, las propuestas, el debate. Esto debe tomarlo en cuenta el PRI y demostrar los deseos de ganar, no ser solamente un Partido testimonial.

También es cierto que Martha Erika Alonso, en las encuestas, muestra que es la más conocida, pero es rechazada porque presenta muchos negativos y representa un proyecto familiar y está visto que a los poblanos no les gusta la continuidad. Se observó con Bartlett, Melquiades, Marín. Ninguno pudo imponer a su sucesor.

Enrique Doger Guerrero se muestra accesible, pero sin comprometerse porque no son tiempos políticos; es mesurado, pero sin dejar de exponer realidades que pocos ven o se atreven a decir, como la de que el PRI tiene que elegir un buen candidato y que sea de Puebla, que viva acá y que sea capaz de ganar más del 40 por ciento de los votos que se concentran en la capital, conquistando a la vez al Estado que tiene 6 millones de habitantes con un padrón electoral de 4 millones, de los cuales votarán 3 millones.

Doger se muestra listo para cambiar Puebla.

No dice más.

La interpretación es sencilla.

Por mi parte, él debe ser el elegido del PRI para intentar recuperar el Gobierno del Estado, más allá de quien sea el candidato presidencial o depender del influyentismo.

Si el PRI quiere ganar, tiene que ir con lo mejor.

Lo mismo aplica en los diferentes Partidos.

Y después de elegir a lo mejor, ganará el que cometa menos errores.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl