Trump pide unidad a los estadunidenses tras actos de violencia racial en Virginia

Washington. Al anunciar su nueva estrategia para Afganistán y el sur de Asia, que incluye reforzar las tropas desplegadas en esa región, el presidente Donald Trump pidió la noche de este lunes unidad a todos los estadunidenses, tras la violencia racial desatada hace poco más de una semana entre supremacistas blancos y antifascistas en Charlottesville, Virginia.

Trump empezó su mensaje diciendo que el amor por Estados Unidos requiere amor para todos sus ciudadanos; cuando abrimos nuestros corazones no hay lugar para el fanatismo ni cabe la tolerancia por el odio, en un esfuerzo por limpiar su deteriorada imagen, ya que nunca antes un presidente había justificado pública y explícitamente el mensaje de odio racista y antisemita de agrupaciones extremistas, según analistas.

Desde el Fuerte Myer, en Arlington, Virginia, Trump reconoció que tras 17 años de guerra, a partir de que su país invadió Afganistán, los estadunidenses están cansados de la guerra sin victoria, pero añadió que las consecuencias de una salida rápida de Afganistán son inaceptables.

Trump estimó que un retiro rápido de Afganistán dejaría un vacío a terroristas, y anunció el refuerzo de la lucha antiterrorista en el país asiático, sin dar más precisiones. Versiones de prensa apuntaban a que habría un incremento de 4 mil efectivos en Afganistán; actualmente hay 8 mil 400.

Señaló que existen alrededor de 20 grupos terroristas operando en Afganistán y Pakistán, país este último al que acusó de ser refugio de terroristas, a pesar de recibir millones de dólares de Estados Unidos.

Solicitó mayor cooperación de India para enfrentar al terrorismo, así como de los socios y aliados de Estados Unidos, y afirmó que maximizará sanciones para evitar la exportación del terrorismo.

Hizo hincapié en que Estados Unidos ya no construirá democracias e incluso se mostró abierto a un posible acuerdo político con los talibanes.

En el ámbito doméstico, tras las violentas manifestaciones lideradas por supremacistas blancos en Charlottessville, la Universidad de Texas removió las estatuas confederadas de su campus en Austin, en un operativo realizado la noche del domingo y en medio del debate nacional sobre qué hacer con estos símbolos de la época de la guerra civil estadunidense que algunos consideran una muestra de racismo.

En Houston, Andrew Schneck, de 25 años, fue arrestado por tratar de colocar una bomba junto a la estatua del teniente confederado Richard Dowling, en el parque Hermann, informaron autoridades.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl