Congreso de la Unión pide a Gali informe sobre el Hospital General del Sur

** Pues pese a millonaria inversión, ha presentado fallas

 

 

 

Andrés Herrera Ruiz

 

 

Luego de que la diputada federal priísta Xitlálic Ceja García denunció la semana pasada el asco en que se convirtió el Hospital General del Sur en Puebla por inundaciones de aguas negras poniendo en peligro la salud de pacientes, el Congreso de la Unión aprobó ayer el dictamen de la Primera Comisión para exigir al gobierno de José Antonio Gali Fayad rinda un informe sobre los trabajos que ha ordenado se lleven a cabo para la contención, atención y prevención del problema en dicho nosocomio.

Los integrantes de la Primera Comisión consideraron que el punto de acuerdo presentado por la legisladora contiene bases suficientes para aprobarlo y llevarlo ante el Pleno de la Comisión Permanente que sesionó ayer en el Senado de la República, en donde se puso en conocimiento que el documento señala en una de sus partes, que está documentado que durante la administración del ex-gobernador Rafael Moreno Valle Rosas se destinaron por lo menos 52 millones de pesos para la adquisición de inmobiliario y 250 millones de pesos más para su remodelación. Estos trabajos en el 2013, contemplaron el mantenimiento de las fachadas, pintura del inmueble y compra de material quirúrgico.

El incumplimiento en los pagos a los trabajadores encargados de la remodelación y la falta de material necesario, pudo derivar en trabajos de mala calidad y en la inobservancia de los cronogramas de obra, ya que las labores tardaron más de lo comprometido.

Que durante el desarrollo de estas labores de remodelación y hasta el día de hoy, se han presentado múltiples irregularidades, como obras inconclusas en los servicios de agua, luz y sistemas de tuberías, los cuales no cumplen con los estándares de calidad y condiciones de sanidad adecuadas, poniendo en riesgo sanitario a enfermos y personal como enfermeras y médicos.

Otra anomalía detectada fue la poca transparencia con la que se ejercieron los recursos asignados, ya que en su momento, el ex-secretario de Salud, Salvador Escobedo Zoletto, dijo desconocer el monto de la obra, el costo real, alcances y duración de los trabajos, peor aún, que la Secretaría no reportaba ninguna contratación en la realización de dichos trabajos, ante tales declaraciones, se hace necesario un proceso de auditoría para verificar que el uso de los recursos públicos se hayan realizado conforme a lo que establece la Ley.

Aunado a los problemas mencionados, existen otros, como las inundaciones de aguas negras que han sido constantes, ejemplo de esta situación, son las acontecidas en el año 2014, que afectó el área de quirófanos, por lo que se tuvieron que suspender al menos 30 cirugías diarias, es decir, se vulneró el ejercicio de uno de los derechos humanos más importantes como es el de la salud de la población.

Asimismo, debido a las malas condiciones y a la poca atención por parte del gobierno del estado y de la propia Secretaría de Salud, el problema en las tuberías no ha sido atendido, por el contrario se ha agravado, muestra de ello, es que durante la madrugada del pasado 01 de agosto de 2017 se suscitó una nueva ruptura en las cañerías de los baños del área de urgencias y en los espacios de nutrición donde ingieren sus alimentos los becarios, ubicada en la planta baja del nosocomio.

En las tuberías, se detectaron gasas, pañales, toallas sanitarias, compresas y guantes, lo que deja de manifiesto por un lado, un mal manejo de los residuos, pero por el otro, la oportunidad de fortalecer los programas de tratamiento y disposición final de los residuos sanitarios.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl