SE ACORTAN LOS TIEMPOS, CRECEN PUGNAS

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

El divisionismo es el común denominador en los Partidos, cuando se acortan los tiempos de nominar a los que habrán de competir en la elección REINA de 2018.

Se prevé una carnicería a partir del último trimestre del año que corre, mientras el pueblo se encuentra desesperado, cunde el desempleo, la apretura económica ahoga y la gente ha perdido la credibilidad en la limpieza electoral y en el sistema de Partidos que, lamentablemente, entierra la posibilidad exitosa de candidatos ciudadanos.

Se respira frustración.

¿Qué hacer?, se pregunta la gente.

A nivel nacional, en estos momentos Andrés Manuel López Obrador gana en cualquier arena, le pongan a quien le pongan; aun así, nada está decidido. El capricho político suele desembocar en resultados increíbles.

En Puebla, muchos quieren.

No todos tienen los merecimientos ni el sello de hacer viable la posibilidad de triunfo.

El escenario se ve en chino para el PRI, MORENA, PRD y el panismo morenovallista que presume tener el dominio político y de que la bendición federal le ha sido concedida para conservarlo.

En los pasillos del Revolucionario Institucional se desgrana que el Delegado del Seguro Social, Enrique Doger Guerrero, pudiera ser el candidato que recupere Casa Puebla; a la par, se menciona que la Senadora Lucero Saldaña ocupa el segundo lugar en posicionamiento electoral y de conocimiento, superando a Juan Carlos Lastiri Quirós, quien prevalece en su intentona de convencer que debe abrirse el proceso interno, a sabiendas que esto propiciará un divisionismo mayor al que de por sí existe.

El escenario lleva a considerar la posibilidad de que pudiera darse el 1-2; es decir, Enrique Doger y Lucero Saldaña como los abanderados a la gubernatura y Presidencia Municipal de Puebla, respectivamente. No obstante, nada está decidido; a nadie se le puede descartar porque la decisión depende de muchas circunstancias.

Esto, evidentemente genera molestia entre el lastirismo que está dispuesto a hacer lo que se sea para ganar la carrera, incluyendo desconocer acuerdos de respeto y generar unidad.

EN MORENA es patético lo que se respira.

Prevalece la idea aquella de “PRIMERO EN TIEMPO, PRIMERO EN DERECHO”, por eso la marginación a políticos de reciente integración.

¿Para qué invitaron y aceptaron a Luis Miguel Barbosa, Alejandro Armenta, José Juan Espinosa, Fernando Manzanilla, si iban a ser tratados como unos intrusos, unos desconocidos a los que se puede humillar?

El Consejo Estatal morenista manejado por Gabriel Biestro, se ha dado el lujo de colocarlos con cero votos en la competencia por las coordinaciones estatales como una forma de decirles: “Aquí no los queremos”.

Lo que parecía el fortalecimiento del Movimiento de Regeneración Nacional, da la impresión que se ha convertido en una manipulación de figuras y posiciones de acuerdo a conveniencias.

Lo ocurrido en la Ciudad de México con Ricardo Monreal y Marti Batres es una muestra de lo dicho. El primero fue mandado al cuarto lugar en la encuesta interna para la jefatura capitalina, mientras que el segundo no figura por ningún lado.

Es definitivo que Biestro Medinilla no trabaja solo.

¿Quién lo manipula ofreciéndole a cambio la candidatura al Senado de la República?

Se ha especulado que manos morenovallistas están metidas en el divisionismo morenista.

A estas alturas, todo se puede esperar.

Por si fuera poco, el ex Rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas Sánchez, asegura que el mismísimo Andrés Manuel López Obrador le ofreció incorporarse a su Partido, además de la candidatura al Gobierno de Puebla, lo que también ha causado malestar, pues de ser cierto, quedaría al descubierto la inexistencia de democracia, inclusión y apertura de oportunidades.

¿Quién les entiende?

¿Pues no que desprecian a los fuereños?

Vamos a ver qué sucede con Alejandro Armenta Mier, a quien muchos ven como el candidato de MORENA para jugar por la gubernatura. Al Diputado parece no inmutarle lo que sucede.

Sin embargo, la incertidumbre se apodera de los que dejaron sus Partidos y vieron en MORENA una opción democrática y justa.

Los enterados dicen que Armenta continuará en la puja por la candidatura al Gobierno de Puebla, luego de que Luis Miguel Barbosa declinó, pero hay otros que afirman que el legislador federal pudiera ser excluido como ha ocurrido con Barbosa, José Juan Espinosa, Luis Alberto Arriaga y Fernando Manzanilla.

POR CIERTO, en este momento, todas las encuestas indican que Andrés Manuel López Obrador ganaría la elección de 2018 en cualquier escenario; con alianzas o sin ellas.

Quizá esto envalentona a los que se dicen pejistas “originales”, pensando que montados en él ganarán gobiernos, diputaciones, senadurías, regidurías y delegaciones. En esta situación, se espera el voto diferenciado, porque López Obrador hay uno exclusivamente.

Los tiempos se acortan; cualquier cosa puede suceder.

DEL PRD SE PUEDE decir mucho, pero creo que es infructuoso. Es el órgano político más fragmentado que puede existir. Su fuerza se ha reducido y sirve nada más como comparsa del Partido que más le ofrezca.

Lastimoso ver hasta dónde ha caído, cuando en 1988 llegó a ser considerada la verdadera alternativa de la izquierda para México.

MIENTRAS QUE EL PAN padece una úlcera morenovallista que lo ha destrozado internamente.

La lucha es cruenta entre el panismo tradicional y el grupo de intrusos que tiene en Jesús Giles al títere que manipulan a su antojo.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl