MÁS DELITOS: ESPIONAJE Y CONSPIRACIÓN

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

Son muchos los delitos que ha ido acumulando Rafael Moreno Valle Rosas a través de su paso por la función pública.

Pero no solo él, basta voltear a la historia de su familia  y se encontrarán casos sorprendentes de fraudes, persecuciones, presos políticos, moches, obras infladas, despojos y hasta matanza de campesinos como en Huehuetlán y Monte de Chila, que el tiempo pareció borrar, pero no es así.

Teniendo casi la seguridad de que no será candidato presidencial y que la justicia podría alcanzarlo, ahora quiere extender el control político en el Estado de Puebla a través de su esposa Martha Erika Alonso, cuyo mayor mérito es haber sido niña consentida y haber abandonado la Presidencia del DIF estatal.

Y se atreve a filtrar el rumor falso de que tiene la protección del Gobierno federal y que ya le aprobaron retornar al cacicazgo al estilo Tomás Garrido Canabal.

De sus vidas privadas no tengo nada que decir.

Los pecados de Moreno Valle ya no caben en el baúl gigante que adquirió. Por eso la urgencia de comprar impunidad.

Hizo muchos enemigos, traicionó y desconoció a quien se le antojó.

“Todo tiene un precio”, es una de sus famosas frases, siempre  refiriéndose al dinero y a su obsesión de lucrar con las necesidades de la gente. Creo que se equivocó: No todo lo compra el dinero.

¿Si así fuera, sabrá que hay dinero más poderoso que el suyo?

Ayer, dos viejos conocidos suyos que trabajaron en el CISEN y que aceptaron trabajar con él en el espionaje a figuras de la política, lo desnudaron en la Cámara Alta, justamente ante el Senador Luis Miguel Barbosa y su cuñado Fernando Manzanilla Prieto, quien, al parecer, está empezando a abrir la caja de recuerdos oscuros que le pueden costar muy caro a Rafael.

Los jilgueros del ex Gobernador panista se aprestaron a decir que nada es cierto; que el espionaje del que se acusa a Moreno Valle y a su alfil, Eukid Castañón Herrera, es orquestado. Una patraña, aducen.

Barbosa y Manzanilla enseñaron una primera lista con nombres y apellidos, horarios y tiempo que se utilizó para espiarlos.

No es poca cosa, porque el rol empieza con el nombre del Presidente de la República Enrique Peña Nieto, pasando por figuras destacadas de su Gabinete y hasta funcionarios de diferentes niveles, Diputados, Senadores, Alcaldes, líderes de Partidos fueron infiltrados por los aparatos italianos sofisticados que costaron unas cuantas docenas de millones al erario de los poblanos.

No le importó si eran sus amigos o enemigos. Para Rafael solo es él; es uno de esos entes enfermos de soberbia y egoísmo.

¡ESPIONAJE Y CONSPIRACIÓN!, delitos que serán investigados, así como la deuda que tronó las finanzas poblanas.

Al menos la Auditoría Superior de la Federación tiene en sus manos más de 24 mil millones que estaban ocultos en Proyectos de Prestación de Servicios (PPS), cuando dijo Rafael que hizo obras sin pedir un peso prestado.

“Es deuda, pero no es deuda”, frase inmortal morenovallista.

Igual diría: “Soy yo, pero no soy yo, ahora que se le conoce que es amigo personal de Othón Muñoz, alias “El Cachetes”, negándolo a través de su cuenta de twitter, llegando al descaro el Fiscal Víctor Carrancá Bourget, al decir que eso bastaba para creerle a su patrón y no ser objeto de una investigación.

Es el nuevo sistema de justicia impuesto en Puebla por Carrancá.

Es un cuento que raya en la locura.

Tengo dos inquietudes:

¿Para qué quiere tanto poder político y dinero Rafael Moreno Valle Rosas?

¿A quién se los va a heredar?

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl