Pinocho

Para el niño Piña todo es miel sobre hojuelas en el Congreso de la Unión.

Desde que llegan los Diputados todo es sonrisas, abrazos y besos.

¿Cuál crisis?, refiere el hijo de quien fuera uno de los máximos Gobernadores corruptos de Puebla, Mariano Piña Olaya.

El otro es Rafael Moreno Valle Rosas, su cómplice, quien fue precisamente el que regaló una curul al imberbe Piñita.

Claro que hay crisis de credibilidad; claro que hay crisis de estabilidad; claro que las ambiciones, como nunca, han rebasado el juicio sano.

Sin embargo, enfatiza Juan Pablo Piña Kurczyn: “No existe crisis ni en el Congreso ni en la Cámara, ya que la ley, la jurisprudencia y los antecedentes de esa Cámara en otras legislaturas, daban solución al supuesto problema que quieren hacer creer algunos legisladores”.

Dijo que, en primer término, la ley orgánica del Congreso es clara al disponer que, ante la falta de consensos, la mesa directiva del año anterior debe continuar ejerciendo funciones.

Este no es el problema, el verdadero es cómo arrebatar el poder o cómo conservarlo.

Juan Pablo Piña Kurczyn gana el PREMIO PINOCHO Y SU CORCHOLATA DE PATO PASCUAL, POR MENTIROSO.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl