Pinocho

Tres puntos medulares remarcan al Alcalde Luis Banck Serrato como un perfecto mentiroso:

1.- Es la segunda ocasión que enfatiza que han bajado los índices delincuenciales. Primero, dijo, en 49 por ciento; ahora, en 9 por ciento, a pesar de la contrariedad de la sociedad y sus miedos de salir a la calle a cualquier hora.

2.- Banck se desgarró las vestiduras pidiendo al PAN, en la capital del país, que se abriera el método de selección del candidato a la Presidencia de México, tampoco le dio resultado. Lo peor es que fue mandado a hacerlo, no por convicción personal. No había una justificación de peso para ponerse como el niño berrinchudo.

3.- Tuvo el descaro de situar a su patrón Rafael Moreno Valle Rosas, como la mejor opción para conducir los destinos de México por la ruta de la democracia, la justicia, la igualdad y respeto.

Luisito se mordió la lengua, porque esos atributos que le cuelga a Rafael, son exactamente lo contrario. Puebla fue administrada de 2011 a 2017 entre el abuso, la opresión, el fascismo, el soborno, la compra del voto y el endeudamiento por medio siglo a las finanzas del Estado.

Luis Banck Serrato no solo es un Presidente Municipal ilegítimo, sino que es un redomado mentiroso, por eso se adjudica con honores el PREMIO PINOCHO Y SU CORCHOLATA DE PATO PASCUAL.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl