El linchado y colgado en Juan C. Bonilla no era ladrón sino trabajador del volante

Luis Enrique Quintero/ Colaborador

 

La policía detuvo a cuatro de los bárbaros sujetos que al mediodía del pasado domingo lincharon en una comunidad del municipio de Juan C. Bonilla al taxista de Cuautlancingo Justo Ricardo Morales, al que acusaron de haber participado en el robo de una bicicleta, en complicidad con otros dos individuos que se dieron a la fuga. Sin embargo, se hace sólida la versión de que el ahora occiso era inocente, sobre todo por declaraciones de familiares y gente que lo conocía.

Los dramáticos hechos ocurrieron en San Gabriel Ometoxtla, en la región de Cholula, donde el ruletero fue retenido por centenares de enardecidos pobladores que lo golpearon ferozmente, lo arrastraron hasta la plazuela principal donde lo siguieron agrediendo y finalmente lo ataron de los pies para colgarlo con la cabeza colgando en una canasta de basquetbol donde falleció desangrado y por las severas lesiones.

Todo empezó cuando uno de los vecinos empezó a gritar que habían entrado a robar a su casa, logrando que los lugareños se organizaran y detuvieran al sujeto en cuestión, quien sufrió una muerte espantosa, mientras que sus supuestos cómplices escapaban.

Familiares de la víctima reconocieron al finado y declararon que no era delincuente, sino un trabajador del volante que, al parecer, había sido contratado en Cuautlancingo para llevar a dos individuos a Ometoxtla.

Horas más tarde, los uniformados entraron al poblado para tratar de salvar al linchado, pero lamentablemente éste ya había fallecido, por lo que se dio aviso a la Fiscalía General del Estado para las diligencias de ley, iniciar la investigación y capturar a los homicidas.

Los vecinos inconformes relataron que no entregaron al probable delincuente a la policía porque ninguna autoridad les ha hecho caso para clausurar dos antros de vicio que operan en esta comunidad y que genera toda clase de delitos, como el robo precisamente.

La sociedad poblana está exigiendo todo el peso de la ley para los sanguinarios que asesinaron de manera atroz a este taxista al considerar que, si ya es malo ejecutar a un comprobado maleante, pues es mucho más grave cuando se mata a un inocente.

No obstante, aún no hay información precisa y oficial de parte de la Fiscalía General del Estado, la cual se espera de un momento a otro.

Actualmente, hay que pensarlo más de dos veces cuando se tenga la intención de visitar algún pueblo de nuestro estado, pues corremos el grave riesgo de ser confundidos con ladrones, secuestradores, violadores, roba-chicos y hasta huachicoleros, pudiendo correr la misma suerte del taxista en cuestión o de los dos hermanos y encuestadores que fueron linchados en el peligroso Ajalpan.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl