MALDICIÓN SOBRE PUEBLA

Manuel Sánchez Pontón

 

 

Como una maldición, cayó sobre el estado de Puebla, en febrero de 1999, un individuo capaz de todo, de esos que todas las policías del mundo clasifican como “de alta peligrosidad”.

Rafael Moreno Valle Ross, que es a quien nos estamos refiriendo, vino a esta entidad federativa por una recomendación de su abuelo del mismo nombre, que también había caído como Mefistófeles sobre Puebla, pues vino como gobermatón, en 1969 y sólo se dedicó a matar campesinos, cerca de un centenar, y a cometer otras fechorías que originaron su caída, el 14 de abril de 1972, cuando no había cumplido ni la mitad de su mortífero sexenio.

El nieto, Moreno Valle Rosas, fue impuesto, con una larga serie de amenazas a los priistas de Puebla, por el presidente absurdo Felipe Calderón Hinojosa, quien además le ofreció que “hiciera lo que hiciera”, no sería derrocado como su sanguinario abuelo.

Y, en efecto, Moreno Valle Rosas, entre sus incontables fechorías, deja endeudado para 50 años al erario del estado de Puebla. Según Miguel Barbosa, actual candidato de MORENA al gobierno del Estado, el consentido de Calderón dejó una pesada carga de 100 mil millones de pesos, en tanto que el economista de la UAP, Eudoxio Morales, tal deuda es de 150 mil millones, que pagarán tres generaciones de causantes poblanos durante el siguiente medio siglo.

Moreno Valle Rosas es responsable del bárbaro asesinato de un niño campesino de once años de edad y del ex rector de la UAP, Samuel Malpica Uribe, así como de varios luchadores sociales. Es sospechoso de haber ordenado el asesinato de Meztli Sarabia, hija de “Simitrio”. En los pueblos, cometió sangrientas represiones. Pero como tenía “carta abierta”, jamás fue tocado por la Auditoría Superior de la Federación, que es casuística, pues en algunos casos de corrupción interviene, aunque sólo sea de palabra, con mucha energía, en otros se coloca una venda en los ojos para no meterse en problemas.

Varios contadores y fiscalistas estiman que la fortuna personal que logró amasar durante su sexenio Rafael Moreno Valle Rosas es de alrededor de 50 mil millones de pesos, pero otros creen que el total es mucho mayor.

Pero este señor es insaciable para el poder y el dinero. Al terminar su sexenio en el gobierno. Al terminar su período, tuvo el cuidado de dejar a un hombre de todas sus confianzas al que pudiera manejar sin mayores dificultades. Y así, el nieto de su abuelo se declaró inventor del “sexenio de ocho años, el cual pretende patentar para que otros gobernadores, pagándole sus derechos de propiedad intelectual”, hagan lo mismo.

Ya intentó, en vano, convertirse en candidato presidencial del PAN, pero se topó con otro pillo semejante a él, que lo derrotó en toda la línea, diciéndole que “cada perro tiene su cuarta”.

Ya veremos si lo poblanos se dejan embaucar por este bribón de siete suelas, que si no pudo ser el primer magistrado de la nación, se conformará con ser, con ayuda de su consorte, el “Rey de Puebla”. No lo vemos muy factible porque “no hay mal que dure catorce años ni enfermo que los aguante”.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl