ENCUESTAS NO PREDICEN EL FUTURO

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

Para muchos, entre ellos Periodistas, la elección de Presidente de la República y 9 Gobernadores ya está definida desde ahora.

Los intereses juegan en este contexto.

Desanimar al oponente y hacer creer al ciudadano que no tiene caso ir a votar, es parte de la estrategia, basándose en las famosas encuestas, la mayoría pagadas por los involucrados directamente en la lucha por el poder.

Pocas empresas dedicadas al experimento pueden jactarse de serias y profesionales, pero ninguna puede afirmar que “este arroz ya se coció.

Para los sensatos, falta un trecho largo por recorrer que se reduce a 81 días.

Cualquier cosa puede pasar.

Valga como ejemplo lo sucedido ayer en la bella Italia, concretamente en el estadio del Coliseo, donde la Roma, en 90 minutos, dio una de las grandes sorpresas de todos los tiempos al vencer 3-0 al Barcelona, eliminándolo de la Champions.

El equipo de “La Loba” llegó con un 4-1 en contra; las apuestas no le daban chance de remontar, si acaso ganar por una mínima diferencia. Hubo pocos que se hicieron millonarios al creer en el “milagro”, confiando en la voltereta que finalmente llegó.

Previo al partido, aparecieron encuestadores arrojando resultados desastrosos para los romanos. Las casas de juego llegaron a pagar 20 a 1. Los rostros de la afición adoradora de Messi y compañía destellaron luz desde que viajaron a la tierra de la bota, sin imaginar que iban a ser humillados por unos verdaderos gladiadores.

Sucedió lo que pocos esperaban, arrastrándose el orgullo catalán y su buen futbol por las calles del viacrucis.

Se equivocaron las encuestas.

Como también ha sucedido en elecciones en México.

Hay que recordar las últimas tres. Solamente en una, la de 2012, ganó apretadamente el puntero en la figura de Enrique Peña Nieto; en 2000, Vicente Fox remontó una desventaja de 20 puntos, venciendo ampliamente a Francisco Labastida Ochoa; en 2006, Andrés Manuel López Obrador, arrancó con 18 puntos arriba y cayó ante una avalancha azul capitaneada por Felipe Calderón Hinojosa, quien presumió su triunfo, resumiéndolo en una frase con términos arcaicos: “haiga sido como haiga sido”.

Si bien las condiciones no son las mismas, un candidato se puede derrumbar en los debates, en sus errores por declaraciones desafortunadas, por su carácter sulfúrico, por tonterías de su equipo de campaña o porque son engañados con cuentas alegres.

Los expertos en levantar encuestas, advierten que es de alto riesgo predecir el futuro. Es más, el panorama para concretar un trabajo de campo es ya muy complicado, porque la gente no quiere decir sus verdaderas intenciones de voto, engaña o se niega, haciendo que los cálculos fallen.

Decir que ya hay ganador en la presidencial es irresponsable; igualmente en los demás cargos de representación popular.  Si así fuera, qué caso tiene gastar tanto dinero en campañas, mejor que los ciudadanos se vayan a su casa a dormir y que las autoridades declaren a los ganadores.

Si la Roma ya estaba vencida porque así lo vaticinó el oráculo, nunca hubiera saltado a la cancha a dar un espectáculo que sedujo al mundo deportivo, venciendo al monstruo catalán.

Los pronósticos se fueron a la basura.

Esperemos el 1 de julio.

No coman ansias.

**********

EL FALLO DEL TRIBUNAL Federal Electoral, que permite la aparición de “El Bronco” Jaime Rodríguez en la boleta presidencial, hace albergar esperanzas a los ex candidatos independientes de todo el país. Sin embargo, el caso del Gobernador con licencia de Nuevo León, es muy particular.

Por lo mientras, el INE queda en evidencia y esto es peligroso, porque será el que dé a conocer el nombre del ganador por la Presidencia de la República y si no hay un ganador con una amplia diferencia, podría llevarse la elección a los Tribunales.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl