SIN PENA NI GLORIA

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

Si alguien esperaba algo extraordinario en el único debate entre los candidatos al Gobierno del Estado de Puebla, se equivocó.

Promesas y ataques fueron parte del show.

Acusaciones no probadas por ningún lado.

Frases creadas para causar impacto.

Un formato del IEE cansado, sin tiempo suficiente para exponer ideas claras y decir cómo gobernar con eficiencia.

Lo peor es que no habrá más.

Se cuidaron las formas.

Apenas unos piquetitos para enrojecer los ojos que se quita con colirio.

No hubo grandes diferencias entre Doger, Martha Erika, Barbosa y Chaín. El reloj se los comió.

Se rehuyó el verdadero debate; los señalamientos se evadieron para no entrarle a fondo en las causas de la corrupción e impunidad que han inundado a Puebla, entre ellas la pobreza, la desigualdad, el desempleo, las deudas por los PPS, los feminicidios, el crimen organizado, los presos políticos, las obras suntuosas.

Faltaron los cómos, los cuándo, los dónde y los por qué para ser elegidos por la ciudadanía el próximo 1 de julio.

Hablar de un ganador es hacerse buey.

Ensalzar a uno de los participantes es generar suspicacias.

Los poblanos saben quién es quién y bajo ese criterio acudirán a las urnas.

Cada pueblo elige a los gobernantes que merece.

Que se desgarren las vestiduras los equipos de campaña.

Todos dirán: “Yo gané”.

Que cada uno diga lo que mejor le conviene.

Los demás, a esperar.

No hay fecha que no se cumpla.

***

ENTRE ACUSACIONES graves por lavado de dinero y moches, sumándose una denuncia penal del Senador del PAN, Ernesto Cordero, contra Ricardo Anaya Cortés, interpuesta ayer ante la Procuraduría General de la República, aparecerán hoy en el Gran Museo del Mundo Maya de Mérida, Yucatán, los candidatos a la Presidencia de la República, en lo que será, como en el teatro,  la tercera llamada antes de la elección del 1 de julio y a dos días de que arranque el campeonato mundial de fútbol de Rusia.

Mientras ninguna investigación se concrete, los ataques seguirán catalogándose como parte de la guerra sucia. Sin embargo, es casi un hecho, de acuerdo a la percepción de la gente, que el segundo lugar lo puede perder Anaya, quien, como respuesta al escándalo que enfrenta, ha arreciado sus amenazas de meter a la cárcel al Presidente Enrique Peña Nieto.

¿Quién gana con las descalificaciones?

Los números indican que la ventaja de Andrés Manuel López Obrador podría incrementarse, pues así sucedió en el primer debate. Su táctica seguramente no cambiará, dejando que se destrocen Meade y Anaya, mientras él cosecha.

De Jaime Rodríguez poco se puede decir. Se sostiene en sus declaraciones y con sus ocurrencias, pero nada más. Creo que su participación ha servido para darle sabor al caldo y no cerrar el paso definitivamente a los independientes en una nación que se jacta de democrática.

Esta noche quizá se rompan los índices de audiencia y los candidatos deberán demostrar sus verdaderos alcances en conocimientos y capacidad, pues les serán formuladas una serie de preguntas que no admiten evasivas y sí una claridad contundente de cómo conducirán los destinos de México hasta 2024.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl