CONTRASTE DE IDEAS SUPERÓ ATAQUES

Miguel Ángel García Muñoz

 

El tercer debate en el Gran Museo del Mundo Maya fue productivo en propuestas, superando los dos anteriores. Cada uno enseñó sus conocimientos y capacidades, incluyendo las descalificaciones y amenazas que sí las hubo, pero fueron las menos, destacando la visible preocupación de Anaya por defenderse de las acusaciones que pesan sobre él, contraatacando de manera fúrica.

Aunque más ágil el contraste de ideas, pensamiento y hasta el buen humor, fue imposible cubrir todas las expectativas.

López Obrador, Meade Kuribreña, Anaya Cortés, Rodríguez Calderón tuvieron la necesidad y obligación de responder las interrogantes en todos los rubros. Cada uno será evaluado por la audiencia.

No se sabe, hasta el momento, si habrá cambió en los índices de preferencias, en los criterios de selección y si se modificarán las posiciones entre los encuestadores.

El análisis, el cacareo de los equipos de cada uno, la percepción ciudadana en todos sus niveles, pondrá a cada quien en su lugar.

Prevalecieron las ideas por sobre los ataques personales, sin dejar de reconocer que los hubo de manera directa.

Las consecuencias del último encuentro, vendrán.

***

NUNCA ha sido requisito constitucional pertenecer a algún Partido político para acceder a cualquier cargo de elección popular. Sin embargo, el sistema mexicano lo hace casi obligatorio para contar con prerrogativas y el apoyo de grupos de poder.

Los independientes han tenido que declinar o renunciar a sus aspiraciones y en el mejor de los casos, para ellos, alinearse con la corriente partidista que se identifican o les ofrezca más para poder participar.

Lejos quedaron las logias masónicas y sus ritos escocés y yorquino que eran vistos como una especie de Partidos en la primera mitad del siglo XIX; igualmente los movimientos liberal y conservador surgidos a partir de 1850 y, al triunfo de la República en 1867, el surgimiento del Partido Radical de Tabasco y el Republicano Progresista, sin faltar el Círculo Nacional Porfirista, también conocido como el de los Científicos que apoyaban sin restricciones a Porfirio Díaz.

Dejó huella el Partido Nacional Antirreleccionista de Francisco I. Madero, desprendiéndose todos aquellos –que nunca se consolidaron- que vieron en el socialismo y comunismo la vía para el desarrollo de México.

La aparición en 1929 del Partido Nacional Revolucionario (PNR), que en 1938 cambió a Partido de la Revolución Mexicana (PRM), hasta que en 1946 se convirtió en el Partido Revolucionario Institucional (PRI); así como el Partido Acción Nacional en 1939, significó un parteaguas en la vida política de la nación, prevaleciendo la hegemonía y dominio del tricolor hasta el año 2000 con la primera alternancia al PAN de Vicente Fox, cediendo la estafeta en 2006 a Felipe Calderón, hasta que en 2012 el PRI recuperó la silla presidencial en 2012 con Enrique Peña Nieto.

Todo indicaba que la prevalencia del bipartidismo estaría sujeta por algunos lustros más. No obstante, la aparición en 2011 del Movimiento de Regeneración Nacional como Asociación Civil, fue el arranque de la conformación de MORENA, cuyo registro como Partido se dio en julio de 2014 y ahora, a menos de 4 años de que habrá de participar en su primera elección presidencial, gubernaturas, Presidencias Municipales, Diputados y Senadores, se encuentra en una posición inmejorable de ganar, de acuerdo a los sondeos de opinión serios que le otorgan una ventaja importante a menos de 15 días de los comicios.

Si bien las encuestas no votan, no puede soslayarse el trabajo de empresas que siguen de cerca el comportamiento del electorado, con todo y los millones que se niegan a contestar o cierran la puerta para no identificar sus inclinaciones. Ayer, la COPARMEX, uno de los representantes fuertes del empresariado de este país, mandaron a publicar lo que considera una realidad hasta este momento, sin descartarse alguna sorpresa.

Sería históricamente inédito que MORENA, de Andrés Manuel López Obrador, logara el triunfo con menos de 4 años de aparecer como Partido, pero, a la vez, hablaría del hartazgo ciudadano ante la violencia, desigualdad, pobreza y la dificultad económica que ahorca al país. Y si los números que cunden por todos partes se hicieran realidad, no sería descabellado que pudiera dominar el Congreso de la Unión y apoderarse de Alcaldías y gubernaturas.

Nadie puede saber qué va a suceder en estos días que están por venir, aunque pareciera que nuevos aires soplan en la república.

Hay que esperar.

Faltan por acomodarse muchas piezas.

No se descartan sorpresas.

Como también hay que ser realistas y enfatizar que nadie podrá cambiar de golpe la realidad política, económica y social de México. No existen varitas mágicas y recetas por decreto para convertirlo en un paraíso.

Vamos con cuidado.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl