El Sevilla gana por la mínima al Zalgiris y deja abierta la eliminatoria

Salió bien el equipo español y abrió el marcador rebasada le media hora, pero poco a poco se apagó a la vez que el Zalgiris se crecía e incluso gozó de ocasiones para haber empatado, pero el 1-0, por lo visto, no deja nada claro para dentro de una semana en Vilna.

Afrontó el Sevilla su tercer partido oficial de este ejercicio 20018-19, tras superar con suficiencia la primera eliminatoria europea ante el Ujpest húngaro (7-1), aunque éste tuvo el condicionante de que el próximo domingo se cita con el Barcelona en Tánger (Marruecos) para la Supercopa de España.

El nuevo técnico del conjunto andaluz, Pablo Machín, ya advirtió de esa circunstancia en la previa de la visita de los lituanos y avisó de que tenía que gestionar bien los minutos de los jugadores de su plantilla en estos inicios de la competición.

Pese a ello, puso un equipo solvente, con la inclusión de dos canteranos a los que le está dando cancha -Berrocal y Pejiño- e incluso al recién llegado del Barcelona Aleix Vidal, con la idea de firmar en el Sánchez Pizjuán un resultado de garantías para la vuelta de la próxima semana.

El guión no varió de lo previsto, control absoluto del Sevilla, con combinaciones rápidas de uno a otro costado y antes de que se cumpliera el cuarto del hora ya había tenido tres buenas ocasiones para marcar, dos de Manuel Agudo ‘Nolito’ y otra del francés Wissam Ben Yedder, pero con buenas intervenciones del meta Dziugas Bartkus.

El equipo que entrena el lituano Valdas Urbonas aguantó como pudo muy retrasado las acometidas del rival y logró que pasaran los minutos con el marcador a cero y también que el Sevilla se aburriera de intentarlo sin éxito.

Fue el centrocampista argentino Éver Banega el que cambió la dinámica con un tercero lanzamiento de libre directo que puso el 1-0 a los 34 minutos y poco después otra vez Nolito pudo poner el segundo, pero de ahí no pasó la formación local.

Incluso, el Zalgiris estuvo cerca de empatar en los últimos lances de la primera mitad, aunque los remates del austríaco Tomas Simkovic y del nigeriano Louis Ogana tuvieron la respuesta del portero checo Tomas Vaclik.

Tras este susto para los intereses sevillistas, los de Machín volvieron a intentarlo en la segunda pero el conjunto del Vilna también mostró más descaro y mantuvo su férrea defensa para la desesperación de sus adversarios.

Vaclik, con otra buena intervención, evitó que el rumano Liviu Antal empatara, y empezó a ser protagonista de un partido al que el Sevilla empezaba a cogerle asco con el paso de los minutos al ver que no daba con la tecla para solventarlo por sus errores y también por el acierto del guardameta lituano.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl