INSTITUCIONALIDAD NO HACE DAÑO

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

 

¿Por qué tanto coraje entre algunos morenistas por las reuniones que ha sostenido la Presidenta Municipal electa, Claudia Rivera Vivanco, con el Gobernador Antonio Gali Fayad y el Edil en funciones Luis Banck Serrato?

Eso denota intolerancia y poco conocimiento de la civilidad política, la institucionalidad y el Estado de Derecho que deben existir, capitalizándose en la prevención y solución de conflictos, el desarrollo económico permanente y la preservación de la paz social.

Una cosa es la renovación de Poderes, el salto cuantitativo de un gobierno de derecha a uno de izquierda, la revisión con lupa de programas e inversiones buscando se sancionen abusos, moches, despilfarros, concesiones turbias y la impunidad que asquea y otra situación muy distinta es llegar con la espada desenvainada cortando cabezas por simple venganza, porque no son militantes de MORENA o por haber votado por candidatos de otro Partido.

En un país democrático que se jacta de respetar en teoría el Estado de Derecho, debe entenderse que la institucionalidad va encaminada al bien común; está enfocada al servicio de las personas y a la transición ordenada de los gobiernos, más allá de rencores.

Ha corrido el rumor que Rivera Vivanco está siendo investigada por sus mismos compañeros de Partido, intentando demostrar que está sirviendo a intereses ajenos a MORENA; sin embargo, esto ha sido desmentido por la propia Alcaldesa.

¿En que basan los señalamientos sus detractores?

Si saben algo que lo suelten.

Las acusaciones se deben sustentar.

Creo que Claudia está ejecutando su papel de acuerdo a los tiempos, a la atención que está obligada a tener en el proceso de renovación y entrega-recepción; no está violentando ninguna norma ni ley, por el contrario les da su lugar buscando armonía y que su administración inicie de la mejor manera, sin sobresaltos.

Hablar de relación institucional, es hacer énfasis en las instituciones, en su fortalecimiento efectivo de las leyes que se aplican, evitando su distorsión que tanto ha dañado a la sociedad en todos los tiempos.

De ninguna forma esto indica que se deba soslayar la actuación de un mal gobierno y sus gobernantes. El escrutinio público y la revisión administrativa profunda, marcarán la pauta ineludible. Es decir, Claudia Rivero Vivanco tendrá que ser inflexible con los actos de corrupción que encuentre y, de acuerdo a los que saben, los va a localizar con facilidad, pues están a flor de piel.

Y no es cuestión de defender a Rivera Vivanco; no le hace falta; ella lo sabe hacer sola. Solamente es entender que la sensatez también sirve.

***

POR SUPUESTO que los Partidos de oposición a MORENA tienen el derecho y obligación de exigirle cumpla con sus promesas de campaña. La ciudadanía, en la misma tesitura.

No cabe eludir compromisos advirtiendo: “Si tú no lo hiciste cuando pudiste, no pidas que yo lo haga”.

Lo que es una verdad de oro es que hay personajes que deberían callar, toda vez que su actuación dentro del gobierno morenovallista fue deplorable. Mejor que manden a declarar a sus representantes que no tengan la cara tan manchada de suciedad.

***

¿CÓMO ES QUE EL Gobierno del Estado sabía de la toma clandestina en la colonia Villa Frontera y no hizo nada?

¿Complicidad u omisión?

Aparte del robo a PEMEX, estuvo a punto de ocurrir una tragedia de proporciones mayúsculas que no se hubiera aliviado con nada.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl