CANTO MENTIROSO DE LA VICTORIA Y LOS SOBORNOS

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

 

Cercanos a Rafael Moreno Valle Rosas, afirman que tienen la indicación de mostrarse confiados en el resultado electoral por la gubernatura de Puebla. “Tenemos que cantar alto todo lo que nos favorezca; nuestro jefe nos pone el ejemplo, por eso se ha dejado ver seguido en mangas de camisa caminando por las calles; sonriente en zonas populares, aunque resguardado por su seguridad personal. Apenas estuvo en el palco principal del estadio Cuauhtémoc el domingo pasado echándole porras al Puebla, acompañado de su esposa Martha Erika, del Gobernador Tony Gali, entre otros amigos que lo han seguido confiando en su buena estrella”.

“No le gustó mucho el resultado, pero el chiste era verse risueño, vislumbrando en positivo el fallo que daría el miércoles 10 el Tribunal Estatal Electoral de Puebla y que el público viera a su señora aplaudiendo, aunque no le entiende mucho al fútbol”.

Oigan, pero los jugadores ni siquiera portaron la franja y todavía falta lo que dicte la autoridad electoral. “Eso no importa, Rafa y Tony son los meros chipocludos del equipo; los uniformes nuevos todavía no llegan. Lo trascendente, realmente, es su estancia, es parte de la propaganda, mientras otro equipo, el despacho de sus Abogados, que son unos chingones, por eso cobran una millonada, hacen su labor tratando de sobornar a los Magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para confirmar que la señora ganó y no echar abajo el festejo”.

¿Será tanta su influencia y poder para corromper a los Magistrados?

Me parece que es una apreciación que los denigra y pisotea la justicia.

Las  palabras de esos cercanos a Rafael, solamente confirman los nervios por los que está pasando el equipo morenovallista, porque a estas alturas, el resultado definitivo de los comicios del 1 de julio es una interrogante gigantesca.

El canto mentiroso de la victoria, después de que Fernando Chevalier Ruanova, Presidente del Tribunal Estatal Electoral de Puebla, confirmara el miércoles el triunfo de Martha Erika, es la demostración de los miedos al fracaso.

¿Por qué las ansias de ordenar en la mayoría de redacciones de periódicos locales que los encabezados fueran en el sentido de festinar lo irreal, dando por sentado que ya ganó Martha Erika Alonso, minimizando que todavía falta lo que dictamine el TEPJF, de acuerdo a las pruebas recabadas por los Abogados del PAN y MORENA y las inconsistencias vistas en el conteo absoluto de votos y el manejo sucio de los paquetes electorales?

Apenas un par de medios fueron meticulosos en su información, a sabiendas de que el proceso no ha concluido.

Si el TRIFE confirma que nada cambia, que es válida la elección, entonces sí que corra el champagne; pero si su veredicto es totalmente al contrario, créame que nada podrá detener las mentadas de madre ni el reniego de las instituciones. Entonces, el futuro se tornaría más oscuro que una noche de muertos y las plañideras de oficio serían contratadas como estrellas del funeral electoral.

¿En qué basa su seguridad el morenovallismo de que podrá “llegarle al precio” a los Magistrados para favorecer sus ambiciones?

¿Sus padrinos y madrinas tendrán el peso suficiente para negociar?

El soborno es una de las estrategias en que basó su administración Rafael desde 2010. Lo hizo con dirigentes de Partidos, con legisladores, con funcionarios, con Periodistas que se decían impolutos, con el Poder Judicial. No todos cayeron, pero lo que hizo fue suficiente para sacar adelante sus proyectos, pensando que podría construir un imperio.

Jugó con tres cartas en las elecciones, apostando por José Antonio Meade, Ricardo Anaya y López Obrador, seguro que nadie se daría cuenta. A tal grado llegó su soberbia que pensó que aún perdiendo todo en el Estado de Puebla, encontraría la justificación exacta para que creyeran que su esposa triunfó mediante el voto diferenciado.

Haber perdido la Alcaldía de la capital, los principales municipios con mayoría de votación, las diputaciones y las senadurías, fueron un error mayúsculo que hoy tienen a su esposa en la batalla poselectoral.

Nadie puede cantar victoria.

La decisión final del TRIFE es inapelable.

La moneda todavía no cae, está en el aire.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl