Linchan a presunto ladrón y no fue en un pueblito, sino aquí en plena ciudad

Luis Enrique Quintero/Colaborador

 

La barbarie se desató la madrugada de este jueves en contra de joven y presunto ladrón al que vecinos, cansados de tanta inseguridad y corrupción oficial, lo golpearon hasta matarlo, lo desnudaron y lo colgaron de las manos. Algunos lugareños que no estuvieron de acuerdo en el linchamiento denunciaron que, a pesar de un oportuno llamado de auxilio, la policía llegó demasiado tarde; mal empieza la nueva secretaria de seguridad pública municipal, Lourdes Rosales Martínez.

Pero no crea usted amable lector que esto ocurrió en un pueblo de Acatlán de Osorio, en Ajalpan o en otro olvidado pueblito del interior del estado, sino en plena capital poblana, concretamente en la colonia “Jorge Murad”, en las proximidades de la Central de Abasto de Puebla.

Durante la madrugada de este jueves los habitantes de la referida colonia, por el rumbo de la Vía Corta a Santa Ana, Tlaxcala, detectaron la presencia de un presunto maleante, por lo que corrieron la voz y se organizaron para ir tras él y lograron detenerlo.

El pobre sujeto, de unos 25 años de edad, fue golpeado de mil maneras, entre ellas con un objeto contundente en la cabeza, lo que probablemente le provocó la muerte, además de herirlo con armas punzo cortantes principalmente en ambas manos, sin contar jalones de pelo, mordidas, etc.

Aún agonizante y desnudo el supuesto ratero no consiguió que sus atacantes se apiadaran de él y, encima de todo, lo colgaron de las manos y le pegaron una cartulina en el pecho con  la  leyenda: “esto me pasa por rata, vecinos de la Jorge Murad”.

Lamentablemente, psicólogos y expertos en estos temas, reafirman que los hombres y mujeres que hacen justicia de propia mano (linchamientos) no lo desarrollan precisamente para castigar a un maleante, sino sobre todo y primordialmente para desahogar sus múltiples conflictos familiares, sociales, laborales, religiosos. Por ejemplo, si algún desempleado no tiene para comer, ahí puede desquitarse, o si alguna mujer sufre la infidelidad sentimental o sexual de su pareja ahí también experimenta una catarsis y hasta lo disfrutan con placer en medio de (aunque parezca difícil de creer) increíble excitación.

En esta terrible historia que vuelve a poner a Puebla, por enésima ocasión, en  los focos de atención nacional y hasta internacional, sobresale la ineficacia de los cuerpos policíacos, en este caso de la policía municipal que, a pesar de un llamado de auxilio oportuno, actuaron demasiado tarde, mostrando total ineficacia.

Tal vez los críticos estén en lo cierto cuando aseguran que el paquete está muy pesado para la nueva secretaria de seguridad pública municipal, Lourdes Rosales Martínez, (herencia del Morenovallismo), pues el próximo linchamiento  podría ser frente al Palacio Municipal.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl