Estimular la producción industrial

Conurbaciones /Eduardo Gómez Gómez

La tradición industrial del Municipio de Puebla es innegable.

A fines del siglo pasado, los servicios y el comercio ganaron terreno como proporción del importe de la producción bruta total, pero no lo mantuvieron.

De manera agregada, por ejemplo, en 2004 el sector secundario equivalía a 108.2% del importe de la producción bruta total del sector terciario dentro del municipio. Pese a ello, en 2009 la relación ya se había transformado, entonces el importe de ese indicador en el sector secundario era 1.37 veces el del sector terciario, es decir, el peso del sector secundario, gracias a que entonces se reportó el importe del subsector Generación transmisión y distribución de energía eléctrica suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final. Si descontamos el importe de este último subsector, la relación sería de 100.2% del importe de la producción bruta total del sector terciario.

En 2014, el importe de la producción bruta total del sector secundario era de 86 mil 278 millones y el del sector terciario era de 74 mil 603 millones de pesos. Entonces, es visible que el tamaño de sector secundario es mayor. Sólo las Industrias manufactureras contribuían con 80 mil 523 millones, es decir, eran mayores que todo el sector terciario.

En los últimos años, a lo largo de todo el estado, la contribución y peso de la actividad industrial se había aletargado, pese a que en términos monetarios representa una notable contribución a la producción bruta total.

También las actividades del sector primario se habían abandonado como consecuencia de la estrategia de gobierno federal de desestimular la producción. La intermediación y la dispersión de los productores truncaron el proceso productivo, individualizándolo hasta el punto en el que la “alternativa” era dejar de producir el campo, a excepción de producción de autoconsumo.

Cada vez es más notable la necesidad de reactivar la producción de los sectores primario y secundario.

El peso de la actividad manufacturera, en tal sentido, es visible. Y también lo es en el caso del sector primario a lo largo del estado, para cual la estrategia es la asociación de los productores y la articulación de cadenas de valor, como sucede ya con éxito en algunas zonas de nuestro estado.

En el caso de las actividades del sector terciario, el Comercio al por menor ha venido contribuyendo con alrededor de una cuarta parte del importe de la producción bruta total del sector. En importancia le sigue el subsector de Información en medios masivos, el cual pasó de representar en 2004 el 12.90% de la producción bruta total del sector terciario al 23.03% de ese indicador en 2014, de acuerdo con el levantamiento de los Censos económicos realizado por el INEGI.

En cambio, el peso de las actividades de Comercio al por mayor se ha reducido, al pasar de 18.36% en 2004 a 13.14% en 2014.

En relación con el subsector Servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, también es relevante su peso: 8.29% del importe de la producción bruta total del sector terciario en 2014.

En ese sentido, las principales actividades económicas del Municipio de Puebla en los sectores secundario y terciario son: Industrias manufactureras, Comercio al por menor, Información en medios masivos, Comercio al por mayor y Servicios de alojamiento temporal y preparación de alimentos. Estos cinco subsectores económicos representaron el 80.93% del importe de la producción bruta total reportada por INEGI en relación con el levantamiento de los Censos económicos de 2014.

Las actividades económicas están suficientemente diversificadas.

El importe de la producción de lasIndustrias manufactureras no incluye la producción industrial de Volkswagen, dado que la armadora se encuentra en el Municipio de Cuautlancingo, al igual que el parque industrial que la abastece, y por tanto su contribución se registra dentro de las cuentas de ese municipio. Al consolidar los importes de la producción bruta total de los municipios conurbadosse robustece la imagen de preeminencia industrial de la Ciudad de Puebla, una ciudad que ha sobrepasado los límites político-administrativos del Municipio de Puebla y que se extiende por múltiples municipios con los que se conurba.

Pese a ello, es necesario impulsar una estrategia de estímulo a la producción industrial en la zona conurbada, y desde luego asegurar su adecuado ordenamiento en el territorio. Desde luego, asumo que no es la única acción por adoptar, pero sí es determinante, ¿no te parece?

eduardo.gomez@hablemosdemetropolis.com

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl