ACOGIDOS A LA AMNISTÍA

Miguel Ángel García M.

 

 

¿Políticos o jurídicos fueron los factores que incidieron para que el ex líder sindical del ayuntamiento de Puebla, Israel Pacheco Velázquez, fuera exculpado y puesto en libertad, cuando había sido sentenciado a purgar una pena de 8 años de cárcel por los delitos de extorsión, secuestro y enriquecimiento ilícito?

La mera neta, como dicen en el barrio, desconozco qué sucedió en lo profundo del alma de la justicia.

Lo que sí sé es que, gracias a dos “milagrosos” amparos, dejó la sombra, justo en la pugna por el gobierno estatal y cuando han asumido sus cargos Diputados y Alcaldes.

Hoy, difunde que le fueron inventados los delitos.

Si esto es verdad, pues entonces que exija le ofrezcan una disculpa pública; lo indemnicen; le activen sus derechos políticos; le devuelvan su plaza; le paguen sus salarios caídos, aguinaldos y prestaciones que le fueron anuladas. Es más, merece, de acuerdo a como presenta las cosas, que retorne al cargo de líder vitalicio, que él mismo proclamó, del sindicato “Benito Juárez”, ahora que estamos en los nuevos tiempos de restauraciones.

¿Es que Israel es un ejemplo más de los beneficiarios de la amnistía, al igual que la Maestra Elba Esther Gordillo y que podría suceder con el ex Gobernador de Veracruz Javier Duarte?

Los Jueces, los Abogados, los Magistrados, todos aquellos vigilantes de la aplicación decente de las leyes, saben que la libertad de Israel es estrictamente un procedimiento político o jurídico.

Después de que el ex Secretario General del sindicato del ayuntamiento de Puebla fuera acusado de excesos, abusos y de convertirse en nuevo millonario, ya nada existe. Harry Potter apareció y resolvió la encrucijada.

Pacheco Velázquez permaneció 13 años como dirigente sindical; ganaba un salario de 33 mil pesos libres de polvo y paja, sin contar que sus agremiados lo trataban como rey, regalándole camionetas de lujo cada vez que cumplía años. Desde que asumió el poder sindical en 2001 tuvo excelente relación con los Presidentes Municipales en turno, profesando respeto mutuo y prácticamente fue mimado.

Dicen que se hizo propietario de inmuebles, automóviles y del Grupo Financiero Finamoney.

En su momento algunos de sus familiares fueron involucrados en los escándalos al alquilarse de prestanombres y ocupando cargos en la nómina oficial.

Llegó 2013, año en que perdió el PRI la elección por la Alcaldía de la capital; eran los tiempos en que el morenovallismo manejaba el Estado a plenitud. Todas las riendas del poder las tenía en la mano y fue entonces que se creó un sindicato alterno, el “Ignacio Zaragoza”, primer paso para quitarle a Israel el liderazgo de los trabajadores y fincarle responsabilidades por los hechos ya citados, siendo aprehendido en Veracruz para ser trasladado al penal de San Pedro Cholula y luego al CERESO de San Miguel.

Esto son apenas algunos antecedentes.

¿Cuál es el fondo real del asunto?

¿Cree usted que la justicia pudiera ser negociada?

Israel Pacheco Velázquez ya empezó a hacer declaraciones políticas.

Sus verdugos de ayer, son corderos ahora que se han dedicado a pastar en el gobierno, es la interpretación que personalmente le doy a sus palabras.

¿A qué intereses servirá el ex líder?

Si nada es extraño en este caso, entonces Israel merece ser recompensado y se levante un monumento en su honor y a las víctimas de la injusticia.

Pocos apostarían a esto último.

Algo saldrá a la luz; ya se le ven las “patitas”.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl