AMLO vs. Loret

Arsenal/ FRANCISCO GARFIAS

Eran las 8 y media de la mañana pasaditas. Me dirigía a la cabina de MVS para mi semanal colaboración con Luis Cárdenas. En la radio del auto se escuchaba la voz de Andrés Manuel López Obrador. Iba a votar en la consulta sobre el NAIM.

Los reporteros lo detuvieron para entrevistarlo. El Presidente electo confesó que cuando iba camino a la casilla escuchó a Carlos Loret de Mola en su programa Sin anestesia, de Radio Centro.

Sin mucho pensar, lo descalificó.

No era la primera vez. Hace unos días dijo que Carlos “miente como respira”.

  • Lo que escuché en la radio no me gustó. Me hizo pensar en lo que se viene para los periodistas que critiquen o no coincidan con las acciones que se emprendan en la Cuarta Transformación.

¿AMLO le copia a Trump? Me pregunté. Lo hice porque el Presidente electo no sólo ha disparado obuses verbales contra Loret y la “prensa fifí”, sino que ya hace anuncios por Twitter.

Fue el caso de los nombramientos de los secretarios de la Defensa, Luis Cresencio Sandoval González; y de Marina, José Rafael Ojeda Durán.

Dijo ayer el Presidente electo:

Venía yo escuchando a Loret de Mola, de Televisa, y realmente es muy irresponsable la manera como está manejando la información en Televisa… Gritaba como pregonero diciendo que va a haber devaluación y que va a haber incertidumbre, pues eso no es lo más adecuado.

“Entiendo que hay intereses económicos en este asunto, pero hay que poner por delante el interés general, el interés de los mexicanos. No se puede apostar a asustar a la gente. Crean un ambiente de inestabilidad sólo porque no les gusta la consulta. “Loret actúa como si le hubieran dado acciones o le hubieran dado la orden… Hasta donde sé, Televisa no tenía acciones (en Texcoco)”.

  • El aludido no tardó en reaccionar. “Las palabras pesan, las palabras cuentan. No es comparable jamás lo que diga un Presidente electo a cualquier cosa que diga un periodista”, dijo en su programa de radio.

Y más: “yo no tengo acciones en ninguna constructora de nada. ¿De dónde saca eso? ¿Quiere decir ‘está vendido’? No, es lo que pienso…”.

El periodista hizo la cuenta de las veces que lo mencionó ayer por su nombre: cuatro. “Conmigo trae algo especial”, destacó.

  • La cosa llegó al Senado. Le preguntamos a Mancerasu opinión sobre la embestida de AMLO al periodista. La reprobó. “No debió personalizar”, nos dijo.

Y más: “los que estamos en política estamos sujetos a la crítica. Si tú me recetas algo en tu columna, ni modo que diga ¡Aaay, Pancho..”!

Otra que se mostró indignada fue la senadora Josefina Vázquez Mota, ex candidata presidencial del PAN. Habló del caso en rueda de prensa. “Hoy fue un periodista. Mañana puede ser cualquiera de nosotros”, advirtió.

Ya encarrerada, lanzó un llamado urgente a detener lo que considera un ataque a la libertad de expresión.

“Tenemos derecho a pensar y creer distinto. Ésta es la pluralidad de una democracia y de un país tan grande como es México.

“Es inaceptable que desde la autoridad se usen métodos de disuasión y se nombre a un periodista, a un colega de ustedes y a un mexicano, sea quien sea, que piensa y cree distinto.

“Advertimos: en un sistema político autoritario lo primero que se ataca es la libertad de expresión”, remató.

  • Ya que estamos con Josefina, hay que reconocer el papel que ha jugado en la Cámara Alta para mantener los puentes con el sector empresarial.

Fue lo que ocurrió en la reunión que integrantes del Consejo Coordinador Empresarial, encabezados por Juan Pablo Castañón, sostuvieron el pasado miércoles con los coordinadores parlamentarios que integran la Junta de Coordinación Política, órgano de gobierno en el Senado.

Nos cuentan que el morenista Ricardo Monreal, presidente de la Junta, mostró apertura en el diálogo con los integrantes del CEE. Pero al final, luego de haber recibido una llamada, endureció su postura.

Les dijo a los empresarios que AMLO iba a ser “el mejor presidente de México” y que la  consulta sobre el NAIM, en la que quedó documentado por un hábil reportero que se podía votar hasta cuatro veces, sería “imparcial, objetiva, segura” y que no generaría desconfianza.

¡Qué equivocado estaba!

De ese encuentro salió algo bueno para el sector empresarial. Una iniciativa para incluir entre los “delitos graves” el robo al transporte de carga, en cualquiera de sus modalidades.

De aprobarse la propuesta, hecha por Gonzalo Yáñez, del PT, los asaltantes de los transportes de carga deberán purgar prisión preventiva.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl