La actualización del Programa de la Zona Metropolitana PueblaTlaxcala

Eduardo Gómez Gómez/ Conurbaciones

 

En la actualidad, es factible reconocer que algunos de los especialistas del fenómeno metropolitano de Puebla cuentan con un panorama general de la misma en relación con la Ciudad de Puebla. Ciertamente, no significa que en ese panorama estén agotadas todas y cada una de las problemáticas de la Zona Metropolitana Puebla Tlaxcala realmente existentes, aunque desde luego no se pretende demeritar que al menos hay cierta coincidencia general en las que sí se identificarían como las principales.

Al respecto, es pertinente realizar un trazado que permita reconocer la pertinencia y validez de las principales áreas de atención en nuestra zona metropolitana, entre las cuales -a nuestro entender- están las siguientes categorías o ámbitos:

  • La coordinación metropolitana.
  • La gobernanza metropolitana.
  • La seguridad pública.
  • El agua potable y el alcantarillado.
  • Los mantos acuíferos.
  • El río Atoyac.
  • Los cambios de uso de suelo.
  • La resiliencia metropolitana.
  • La dinámica inmobiliaria.
  • Los riesgos del medio físico.
  • El equipamiento metropolitano.
  • El potencial económico.
  • Las vocaciones productivas.
  • La movilidad de la población.
  • La migración.
  • La producción.
  • La inversión pública y privada.
  • El desarrollo económico.
  • El desarrollo humano.

Lo anterior no pretende ser definitivo ni limitativo, mencionamos tal vez las categorías más evidentes.

En su caso, cada uno de estos rubros podría agruparse o dividirse para su estudio particular, y de hecho se requiere hacer. Para ello, es necesaria la realización de un mapa de “dolor” o diagnóstico general de la zona metropolitana.

Los resultados esenciales de los trabajos preparatorios, los estudios existentes de la zona metropolitana y de sus municipios integrantes y los materiales anteriores relativos a la programación del desarrollo metropolitano son, desde luego, insumos esenciales en este proceso.

Su procesamiento permitirá obtener un modelo básico de la actual operación de la Zona Metropolitana Puebla Tlaxcala como un ente dinámico y articulado, en el que las relaciones sociales interactúan para dar vida a un conglomerado urbano que se configura en torno a la cuarta ciudad con mayor población del país.

Ese modelo básico permitirá explicar las tensiones que se viven actualmente en la región y enfocar estratégicamente su potencial de desarrollo.

El diagnóstico general ponderado, priorizado y confirmado, con los ítems o temas a ser estudiados prospectivamente en beneficio del desarrollo metropolitano es el producto base para el desarrollo del programa de la zona metropolitana.

Este diagnóstico no es menor ni le corresponde ser minimizado.

Nos referimos a un diagnóstico de la interacción de 39 municipios, en un sistema de ciudades policéntrico y con la Ciudad de Puebla como su núcleo central, en cuyo territorio hoy conviven casi 3 millones de personas.

Conforme a la delimitación de 2015, la Zona Metropolitana PueblaTlaxcala se integrapor 39 municipios: 27 son considerados como municipios centrales, y los 12 restantes son exteriores. De estos, 2 son considerados como municipios exteriores definidos con base en criterios estadísticos y geográficos (Acajete y Tepatlaxco de Hidalgo), y 10 son considerados como municipios exteriores definidos con base en criterios de planeación y política urbana.

Estos 39 municipios están comprendidos en 2 estados de nuestra Federación: Puebla contribuye con 19 y Tlaxcala con 20.

Como hemos mencionado en artículos anteriores, si bien es visible la integración entre los municipios periféricos a la Ciudad de Puebla, con una notable interacción y movilidad entre sus habitantes, también lo es el reto de responder integralmente a una población cuyas necesidades no están condicionadas por límites territoriales y/o a jurisdicciones político-administrativas.

Por tanto, a diferencia de las experiencias de los procesos de elaboración de los programas de desarrollo de la Zona Metropolitana PueblaTlaxcala que anteriormente se procesaron, una vez identificados y priorizados los ámbitos de atención estratégica, es pertinente pasar directamente a la comprensión específica y detallada de cada problemática, con estudios especializados de cada una de ellas, así como las perspectivas de su devenir y las acciones necesarias para obtener el máximo beneficio en favor del desarrollo metropolitano y de la población de la zona. Desde luego que es factible afirmar que esto se preveía ya en los programas hechos para la zona; sin embargo, anteriormente se consideraban como parte de los proyectos a ejecutar una vez aceptado el programa; no obstante, lo real es que la actualización del programa requiere que tales estudios estén hechos de forma que se programe en función de las soluciones previstas y no en función de la idea de programar para que en un futuro incierto se encuentren soluciones específicas para cada caso, en un entorno en que la coordinación metropolitana ha sido nula o escasa, lo cual derivó en escasas acciones encaminadas a actuar sobre las necesidades metropolitanas estratégicas identificadas y formalmente reconocidas en cada uno de los programas elaborados.

Es un reto no menor y cuyos beneficios impactarían sensiblemente en el futuro de nuestra metrópolis, ¿no te parece?

 

eduardo.gomez@hablemosdemetropolis.com

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl