Unas notas sobre el coaching

Eduardo Gómez Gómez/ Desarrollo ejecutivo

 

Estoy seguro de que en varias ocasiones te has propuesto hacer cambios en tu vida, es decir, de manera deliberada concluiste que había aspectos que necesitaban ser cambiados en tu día a día. ¿Qué tal te ha ido en cada ocasión?

Tal vez lograste aplicar los cambios con éxito, y descubriste un método para hacerlo una y otra vez, con base en tus nuevos planes. ¡Felicidades por haberlo hecho! Es algo magnífico.

En cambio, si en ocasiones no te fue tan bien, es probable que te sean útiles las siguientes líneas.

Cada cambio deliberado en tu vida comienza con un sueño. Sí. Necesitas una imagen del estado o lugar al que quieres llegar. Esa imagen es ideal, ciertamente. Sí, es ideal, pero sólo hasta que la haces realidad. Entonces es muy real.

Pasar del sueño a la realidad, de la idea a la vida, requiere determinadas y específicas acciones para lograr resultados concretos. El coaching es una herramienta muy útil en este proceso de transformación: “El coaching trata del cambio, de cómo hacer cambios” (Joseph O´Connor y Andrea Lages, 2004).

Para ello, es necesario trabajar en tu imaginación y en tus acciones cotidianas, en cómo actúas y cómo creas tu propia vida, tu forma de vivir tu vida y en cómo realizas tus sueños. El coaching trabaja en la formalización de objetivos y metas y en su realización concreta.

Si bien es cierto que tú mismo podrías ser tu propio coach, también lo es que es probable que al principio requieras del apoyo de otra persona que juegue ese papel.

Eric Emerson Schmidt, quien fuera CEO de Google hasta 2011, mencionó que en 2002 uno de los consejeros de la compañía le mencionó que necesitaba un coach [“Youneed a coach”], a lo cual Schmidt replicó que él no necesitaba un coach: “Soy un CEO estable, para que necesitaría un coach”, y preguntó si había algo mal en él. La respuesta del consejero, en palabras de Schmidt, fue “No, no, no, no. Tú necesitas un coach. Todo mundo necesita un coach” [“No, no, no, no. Youneed a coach. Everybodyneeds a coach”] (en Youtube, puedes encontrar el video de esta referencia).

En palabras del Schmidt, cada persona necesita un coach, alguien que te observe y te cuestione: ¿esto quisiste decir? Una persona así te apoya a que observes la perspectiva y representación que tienes sobre determinados aspectos, y te facilita que puedas ver esos mismos aspectos desde otra perspectiva, desde “un punto de vista” distinto.

Por tanto, tanto tú como tu coach comparten el objetivo de convertir en realidad tu meta. Y aunque es un objetivo compartido, el único responsable de hacer realidad tu meta eres tú mismo. El coach te observa y te acompaña por medio de preguntas que te permiten cuestionarte lo que hoy te limita y ampliar tus posibilidades para que identifiques tanto el camino como las herramientas de las que dispones para esa transformación de tu sueño, de tu meta, de tus objetivos en realidad.

Es cierto, el principal desafío que hay es cuestionarte sobre la forma en la que hoy observas tu entorno, y la forma en la que actúas sobre él (que no es otra más que un efecto de la forma en la que lo observas).

Si lo que hoy haces te llevara hacia tu objetivo, es muy probable que ya lo hubieses logrado, por lo que, si no está aún hecho, entonces es probable que necesites reconocer qué estás haciendo e identifiques qué necesitas hacer.

Los hábitos, los comportamientos y los pensamientos habituales, en ese sentido, te anclan a tu vida tal como es hoy. Y tu entorno lo refuerza, pues los demás esperan que actúes como lo has hecho hasta hoy, y te tratan de forma que sigas siendo como eres hoy.

Pese a ello, dado que te has planteado deliberadamente llegar a un nuevo lugar, a un nuevo destino, alcanzar algo que no es parte de tu vida actual, entonces es muy probable que necesites reconsiderar algunos de esos hábitos que, pese al valor que han tenido para ti y de los beneficios que te han reportado, hoy pueden requerir ser transformados para permitirte la realización de tu meta.

Un auténtico reto, ¿no te parece? Pese a ello, es probable que necesites trabajar en su desarrollo para realizar el sueño que te propusiste, y que una vez realizado te llevará a plantearte nuevos y maravillosos sueños que te mantengan desplegando tus capacidades positivamente. ¿Aceptas el reto?

eg1977@gmail.com

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl