CHALCHIHUAPAN Y LUIS MALDONADO VENEGAS

¿Será verdad que el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctazuma Barragán, tiene contemplado incluir como funcionario  a Luis Maldonado Venegas?

¿Sabrá los antecedentes del “Maguito Rodi”, apodo bien ganado por el ilusionismo ridículo que utilizaba para dizque convencer con sus discursos en temas álgidos como el tristemente recordado pueblo de Chalchihuapan?

Hubo gente que lo tachó de discapacitado intelectual, que seguramente hacía rabiar a Maldonado, pues el calificativo es el antónimo de su jactancia de ser un personaje de destacada inteligencia, con un alto roce social.

PARTE DE UN CAPÍTULO VERGONZOSO:

El 15 de julio de 2014, siendo Secretario de Gobernación en la administración de Rafael Moreno Valle Rosas, salió a leer un comunicado Luis Maldonado Venegas, responsabilizando a los campesinos de Chalchihuapan  del enfrentamiento con el cuerpo de granaderos, asegurando que utilizaron bombas molotov, palos, tubos y PIEDRAS DE GRAN CALIBRE, provocando el asesinato del niño José Luis Tlehuatle Tamayo.

El documento –dicen- elaborado con las “patas” por el jefe de prensa morenovallista, palomeado por el propio Rafael y Luis, movió a la indignación y burla de los reporteros, porque era una mentira gigante que prevalece.

La agresión fue de los granaderos, inaugurando con brillantez la “Ley Bala” que aprobaron los títeres Diputados, recibiendo posteriormente la orden de abrogarla por el mismo Ejecutivo, intentando tapar el escándalo nacional.

Las “PIEDRAS DE GRAN CALIBRE” se hicieron famosas, al mismo nivel que el “ilustre servidor público”.

Nadie explicó si fueron calibre 38 ó 45.

Los campesinos marchaban de Chalchihuapan al zócalo de la capital. No tardaron en pisar la carretera cuando fueron interceptados por elementos de seguridad que intentaron contenerlos con sus escudos formando una valla cerrada; luego lanzando amenazas, gases lacrimógenos y disparando “balas de goma”, siendo una de estas la que perforó el cráneo del niño Tlehuatle e hirió gravemente a otras 4 personas.

Hay evidencias de que la Secretaría de Gobernación había recibido cerca de 150 solicitudes de audiencias con organizaciones para dialogar y dirimir conflictos por la vía pacífica. Nunca les hicieron caso. La “Ley Bala” era suficiente para espantarlos.

Cómplices activos del criminal suceso fueron el entonces Procurador de Justicia, Víctor Carrancá Bourget y el Secretario de Seguridad, Facundo Rosas Rosas.

Ninguno de los mandos oficiales fue castigado.

El Presidente Auxiliar de Chalchihuapan, Javier Montes Bautista, fue encarcelado, así como otros campesinos.

El asesinato fue tasado en un millón 700 mil pesos, dinero que le fue entregado a fuerza a la señora Elia Tamayo.

Nunca hubo disculpa pública del Gobernador Moreno Valle, como lo exigió la Comisión Nacional de Derechos Humanos y avaló la Comisión Interamericana. Su orgullo, soberbia y egocentrismo, los mostró altivo, como hace hoy en la tribuna del Senado de la República donde ya se enfrenta al nuevo Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Lo expuesto es un episodio de tantos del Maldonado que presume de su cercanía con Esteban Moctezuma y que ya se siente funcionario de élite.

Su historia es aborrecida por Maestros, activistas y ciudadanos.

La SEP no puede permitir la intromisión del morenovallismo desprestigiado entre acusaciones de corrupción e impunidad, lo que tanto se ha pregonado se va a combatir.

¡Qué el dios Baco siga iluminando a Luis Maldonado Venegas!

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl