INTIMIDACIÓN A PERIODISTAS

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

Pensé que ya se había esfumado la intimidación a Periodistas.

En lo personal, fui objeto de amenazas y persecución durante la administración del apodado “Diablo Negro de Guerrero”, Mariano Piña Olaya, repitiéndose la historia con el morenovallismo que ganó la elección de 2010 para hacerse del Gobierno del Estado.

El estilo inconfundible de ambos fue frecuente, persistente, intentando meter en cintura a los comunicadores incómodos, aunado al espionaje que sumó a funcionarios de todos los niveles para ser vistos y escuchados hasta en su intimidad.

Algunos vivales aprovecharon la negra fama morenovallista y actuaron por cuenta propia, a sabiendas que se lo iban a achacar a su jefe, intimidando a Periodistas vía telefónica o mandando a sus rufianes a sueldo para agredirlos en sus hogares y automóviles, sembrando el miedo en familiares ajenos a cualquier asunto de la política profesional.

La solidaridad gremial, casi siempre ausente, ha preferido callar o poner en duda, por conveniencia, el terrorismo imperante, aún sabiendo que es una realidad.

La escuela morenovallista fue bien aprendida por los cobardes, entre ellos algunos que se han disfrazado de “morenistas” con antecedentes de haber servido al gobierno de la ignominia que duró 8 años. Y esto lo puede constatar en estos momentos la titular de comunicación social del Congreso del Estado, Verónica Vélez, quien ha sufrido, en un lapso de 6 meses, dos asaltos a su hogar, robándole computadoras con información ligada a sus actividades y por el hecho de estar cerca de Luis Miguel Barbosa Huerta.

¿Tendrá algo que ver las rencillas en la Cámara, donde José Juan Espinosa y Héctor Alonso Granados han protagonizado altercados y proferido amenazas veladas, no sólo contra panistas y priistas, sino contra integrantes de MORENA, corriente partidista a la que supuestamente están integrados?

Los dos personajes han remado contra la posible postulación de Barbosa como candidato, arriando la bandera armentista bajo la sombra de Ricardo Monreal y, al mismo tiempo, haciendo las paces con el panismo que no hace mucho lideraba en el Congreso, Marcelo García Almaguer, el legislador que juró se iría de Puebla si el Gobernador interino no era de su Partido, lo cual no sucedió.

Incongruencias de la vida: Marcelo renunció al PAN y ya forma parte del mercado libre donde las dirigencias de los Partidos pueden regatear. Finalmente, se queda en Puebla, olvidándose de Nuevo León que gobierna Jaime Rodríguez “El Bronco”.

***

NO SÉ QUIÉN O QUIÉNES son los asesores del Senador Alejandro Armenta Mier, que le han aconsejado ir con todo por la candidatura de MORENA al Gobierno del Estado, así tenga que acercarse a gente que le dio la espalda cuando necesitó respaldo y pactar hasta con el mismo diablo.

Esos mismos asesores, parece, le convencieron de crear su propio periódico impreso “Desde la Trinchera”, permitiéndose la libertad de publicar lo que mejor les parezca, además de conceder entrevistas a comunicadores que no hace mucho descalificaban al legislador.

***

DIOS LOS CRÍA y… Es lo que pasó con la Directora de Puebla Comunicaciones, Sandra Izcoa, quien no podía ver ni en pintura a Fernando Alberto Crisanto. Pero, ahora, como “buenos cuates”, hasta toman café en las instalaciones del CIS.

Por cierto, Crisanto Campos, quien obtuvo mucho de gobiernos priistas, terminando fiel al PAN de Rafael Moreno Valle Rosas, se llevó a su gente de confianza, dejando casi vacías las instalaciones de Puebla Comunicaciones que, por cierto serán pintadas, pero ya no de azul panista.

***

LA ENCUESTADORA BUENDÍA apareció con sus números ratificando la ventaja de Miguel Barbosa por la candidatura de MORENA a la gubernatura, superando por amplio margen a Nancy de la Sierra y Alejandro Armenta Mier.

directorabcd_reflexiones@yahoo.com.mx

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl