Construcción, como actividad económica

Leticia Camacho Téllez /Casa propia

 

** En Puebla, los primeros desarrollos de interés social fueron los del Infonavit Amalucan y la Margarita, las casas ya llevan cuatro décadas y siguen en pie. En los últimos años, la vivienda de interés social difícilmente alcanzará los 50 años

 

 

 

La construcción es una actividad económicaque representa los pilares y cimientos en el desarrollo de un país, lo es de forma literal y en sentido figurado, además es un motor de la economía ya que su proceso requiere de insumos de otras industrias, como es el acero, hierro, cemento, arena, cal, madera y aluminio, por citar algunas.

Esta actividad económica, por si fuera poco, para su proceso requiere de mano de obra, tanto calificada como no calificada, es un recurso de impacto mediático, cuando se quiere elevar las estadísticas de empleo, aunque sea de forma temporal, se recurre mucho a esta actividad, por la cantidad de mano de obra que demanda y porque los ciclos son de corto y mediano plazo.

A nivel de unidades económicas, la actividad de la Construcción representaba en 2014 el 0.4% del total de las unidades del país. En lo que se refiere a la producción bruta total representó el 2.48% del total y el 2.64% del personal ocupado. Es decir, en términos de productividad y especialización la relación es positiva, aunque está lejos de guardar la misma relación que las industrias manufactureras, donde con el 11.57% de las unidades económicas generaron el 48.24% de la producción bruta total.

Ahora bien, cuando hablamos de la actividad económica Construcción nos referimos a la construcción de puentes, carreteras, puertos, vías férreas, presas, plantas generadoras de energía eléctrica, industrias, así como viviendas, escuelas, hospitales, y lugares para el esparcimiento y la diversión como los cines, parques, hoteles, teatros, entre muchas más.

Es de un papel fundamental la construcción, no solo tiene que ver con procesos para su ejecución, sino también el cómo se concibe, como parte de algo más estructural, como es dentro de la planeación, y como parte de una visión de largo plazo.

En ese sentido, se puede utilizar la construcción como una forma de materializar la planeación con el desarrollo de las ciudades y de las metrópolis, y con ello la industria, los servicios, la infraestructura, equipamientoy la vivienda, o como una forma de hacer negocios “fáciles”, sin vistas a trascender por lo que dejan construido, sino como una forma de justificar el uso de los recursos.Ante tal concepción, se hacen obras para distinguir un gobierno, se levanta cada sexenio la capa asfáltica, se remodela la plaza de armas y más cosas que parecen sacadas de un libro de cosas fuera de lógica y razón.

Se pone cemento hidráulico que duraría 20 años, y no va ni un sexenio y ya se está levantando, y no son cosas aisladas, en general se construyen cosas sin visión de largo plazo, como en un juego de reemplazos, con lo que lo barato sale caro, y ni siquiera es con esa mentalidad de economizar, hay cosas más profundas en el fondo. La planeación de largo plazo escasea, las cosas no se hacen para que presten un servicio de calidad y por un lapso apropiado, muchas veces se hacen por la inmediatez de la obtención de ganancias, calidad no está peleada con la obtención de ganancias, es más es algo que atenta a su obtención en el largo plazo.

En Estados Unidos tienen otra cultura, las cosas están hechas para durar, se mira desde la calidad de los materiales de los baños, en los del transporte, en las viviendas, en las carreteras, en los paradores del transporte, por citar algunos casos. La construcción se rige por parámetros y estándares diferentes, no se trata de copiar a nuestro vecino país, pero hay cosas dignas de emular.

En México un bien inmueble, tratándose de una vivienda tiene ciertos años de vida útil, de acuerdo a los Parámetros de Estimación de Vida Útil publicados en el Diario Oficial de la Federación una vivienda tiene una vida útil de 50 años, coincide con los parámetros de la National Association of House Builder (NAHB) que para una casa de interés social le dan 5 décadas, a las casas de mediana calidad le dan hasta 60 años, y las de lujo 70 años. La vida útil de la vivienda depende los materiales con que fue construida y del mantenimiento que tenga la propiedad.

En Puebla, los primeros desarrollos de interés social fueron los que se hicieron en Infonavit Amalucan y la Margarita, las casas ya llevan poco más de cuatro décadas y siguen en pie. Alrededor de ellos se construyó también infraestructura educativa, vías de comunicación, mercados, y una serie de equipamientos que brindaron bienestar a la población. Ese desarrollo fue planeado, y aún perdura, no está en ruinas, se ha mantenido a lo largo de los años.

En los últimos años han venido desarrollando vivienda de interés social, donde la planeación quedó de lado, la movilidad y el equipamiento, y por supuesto la calidad de la vivienda donde difícilmente la vida útil pueda alcanzar los 50 años.

Ante tal realidad surge una pregunta, ¿hasta cuándo vamos a seguir con la mentalidad cortoplacista?, ¿Qué se requiere para construir de forma planeada? Hay un gran camino por delante, esperemos abonar al respecto.

leticia.camacho@find2u.com

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl