MAX CORTÁZAR, ROBERTO MOYA Y EL “MAESTRO LIMPIO”

Miguel Ángel García Muñoz

 

 

 

No los busque; no los verá.

A estas alturas son dos fantasmas.

Operan sin hacer ruido, pero imposibilitados de borrar su rastro.

Maximiliano Cortázar, ex vocero de Rafael Moreno Valle Rosas, toca en los rincones oscuros el último hit de “Timbiriche”, esperando que alguien crea en su renacimiento.

Roberto Moya, ex Secretario de Finanzas del extinto ex Gobernador, se camufla en la Cámara de Senadores como el suplente maldito.

Max y Beto operan subrepticiamente con el panismo de Marko Cortés que incluye a Santiago Creel Miranda, Xóchitl Gálvez, el Gobernador de Jalisco Enrique Alfaro, Eduardo Rivera Pérez, Francisco Fraile y Genoveva Huerta, impulsando a su última carta Enrique Cárdenas Sánchez, el “Maestro Limpio”, en pos de retener la gubernatura de Puebla y la ola de privilegios que su gurú jaló al inframundo.

Pocos son los medios de comunicación nacional que han respondido a los cuentos de pureza de Cárdenas que les narra Max. Uno de ellos que vive en el conflicto y que siempre apoyó a Moreno Valle en su lucha interna panista contra Ricardo Anaya y luego atacando al Presidente Andrés Manuel López Obrador, es el que se ha atrevido a destacar esa falsa pulcritud. No fue gratis, como siempre, su publicación de una foto donde aparecen los referidos, obviamente, sin la presencia de Cortázar y Moya.

Y el texto refiere a Cárdenas como un ser que representa el equilibrio entre la oposición local y en el ámbito nacional.

Santiago Creel recomendó que se hiciera énfasis en que “Enrique Cárdenas, además de ganas de ser Gobernador, tiene las credenciales de honorabilidad, honestidad, capacidad, talento y con la aptitud necesaria para hacer las tareas y responsabilidades”.

Casi llora y hace derramar lágrimas a quienes lo escucharon.

Ese mismo medio ha ofrecido su espacio para apoyar a Miguel Barbosa. Sabe que cobrar con la derecha y la izquierda es un buen negocio.

Triste realidad: El “Maestro Limpio” resultó ser una fichita.

“Tiene manchaditos sus calzoncitos”, ha saltado una frase irónica.

Acostumbrado a actuar sin reflectores, siempre al amparo del poder omnímodo y truculento, supo pasar desapercibido en sus intrigas al interior de la UDLA, apoderándose de la rectoría y de canonjías. Supo escuchar el consejo: “Hazte millonario y serás un hombre respetable”.

Cárdenas quiso operar en MORENA de la misma forma que en la Universidad de las Américas. No le funcionó.

Ha optado por autoerigirse una estatua con las leyendas de honesto, serio, bien hablado, terminando entre la sospecha de evasor fiscal, enriquecimiento inexplicable, traidor, farsante y cínico, redondeando sus atributos sentándose junto a la verdulera Xóchitl Gálvez, para tragarse los huevos o tompiates con los que habla la metida a Diputada en sus esfuerzos desesperados por defenderlo.

Hoy, el farsante reprocha una guerra sucia en su contra y explota ante los cuestionamientos de los reporteros, esa misma guerra que él inició como parte de la propaganda del PAN morenovallista tan gastada que aceptó adoptar. Todos lo saben.

El fracaso estrepitoso está garantizado para el “Maestro Limpio”.

Lo espera el debate oficial del INE el próximo domingo en el CCU de la BUAP.

directorabcd_reflexionesqyahoo.com.mx

 

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl