Exige el PT liberar a Lula tras filtración del complot en su contra

Brasilia. El país, sus empresas y personas inocentes (el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva) están siendo sacrificados por el ansia de poder y gloria de algunos jueces y de un grupo de procuradores, tuiteó la ex presidenta Dilma Rousseff horas después de que se filtraron conversaciones privadas entre el juez que condenó al ex mandatario, el ahora ministro de Justicia, Sergio Moro, y el fiscal de la operación anticorrupción Lava Jato (Lavado Rápido), Deltan Dallagnol, que evidencian que buscaron impedir nuevamente la llegada del ex dirigente metalúrgico a la presidencia.

La Corregiduría del Consejo Nacional del Ministerio Público de Brasil abrió una investigación preliminar sobre la conducta de los fiscales del caso Lava Jato por las filtraciones, al tiempo que la Orden de Abogados de Brasil pidió la salida temporal de Moro como ministro de Justicia, mientras se realiza la investigación del caso.

La amplia repercusión nacional demanda la actuación de la Corregiduría Nacional (órgano responsable de controlar la conducta de los fiscales). La imagen social del Ministerio Público debe ser resguardada y la sociedad debe tener plena convicción de que todos se atienen a la plena legalidad, manteniendo la imparcialidad y relaciones impersonales con los demás poderes constituidos, dice la orden dictada por el corregidor Orlando Rochadel Moreira, citada por la Agencia Brasil.

Deltan Dallagnol, jefe de los fiscales del caso Lava Jato, y los demás integrantes de ese grupo de tareas tienen un plazo de 10 días para entregar las informaciones requeridas por la Corregiduría.

Para Glesi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula, se trata de “informaciones muy graves que constatan algo que denunciamos desde el principio: la persecución a Lula y al PT, que todo era un proceso político que quería desarticular al partido, acabar con la carrera política de Lula e impedirle contender en los comicios. Eso queda claro en los mensajes entre los procuradores de Lava Jato y la actuación parcial del entonces juez Moro, quien ayudó a que la acusación a funcionara”.

El portal de noticias The Intercept publicó antier conversaciones privadas en la plataforma Telegram, registradas entre 2015 y 2018 entre Moro y Dallagnol y entre este último y sus colegas fiscales que preparaban la denuncia contra Lula que acabaría llevándolo a prisión.

Las revelaciones cambian radicalmente el rumbo de los procesos contra Lula, que según Hoffmann deberían ser anulados por instancias judiciales superiores, como el Supremo Tribunal Federal.

Los abogados de Lula se reunieron con él ayer en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba, donde está preso, y hoy divulgarán una nueva estrategia de defensa a partir de las nuevas informaciones.

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl