Diputados poblanos, flojos e improductivos: Instituto Belisario Domínguez

** Su promedio de sesiones apenas alcanza los 7.3 meses

 

 

Andrés Herrera Ruiz

 

La legislatura poblana está dentro de los Congresos estatales que tienen periodos de sesiones ordinarias de 7.3 meses, nada comparados con los de Baja California y Colima que son los más largos de 12 y 10 meses, según señala el estudio del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República, “Periodos ordinarios de sesiones en perspectiva comparada”.

Hay que recordar que del Reporte Legislativo del Congreso de Puebla en su LIX Legislatura que presentó la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) y la Consultoría Integralia se reprueba el desempeño de los legisladores poblanos por ser poco productivos y obedecer a intereses del Poder Ejecutivo del Estado.

El estudio del IBD menciona que la duración más recurrente de los periodos ordinarios de sesiones en congresos locales es de siete meses al año. Sin embargo, los congresos locales de la Ciudad de México, Tabasco, Campeche y Veracruz es menos de seis.

Mientras tanto, las cámaras de Diputados y Senadores tienen dos periodos de sesiones ordinarias, que duran en conjunto seis meses y medio de labores.

El Poder Legislativo en Latinoamérica labora en promedio durante periodos legislativos ordinarios equivalentes a ocho meses con 24 días.

Menciona que en lo que va de la LXIII Legislatura federal se han presentado ocho iniciativas que buscan reformar los artículos 65 y 66 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para modificar la duración de los periodos ordinarios de sesiones del Congreso de la Unión. Las ocho iniciativas referidas tuvieron como cámara de origen la de Diputados.

Agrega que durante la LXII Legislatura se presentaron 14 iniciativas de reforma, incluso una del Ejecutivo federal, cuatro de senadores y nueve de diputados. El IBD analizó la exposición de motivos de algunas de estas iniciativas: la duración de los periodos ordinarios de sesiones es mayor en otros países de Latinoamérica, el rezago legislativo, el bajo número de sesiones ordinarias, así como mejorar la eficacia y eficiencia del Congreso.

Asimismo, en comparación con los congresos estatales de la República Mexicana, el IBD señala que el promedio de duración de los periodos de sesiones ordinarias en los congresos de los estados es de 7.3 meses, por encima de los 6.5 meses que labora ordinariamente el Congreso federal.

El Congreso de Puebla tiene tres períodos ordinarios de sesiones, durante las cuales, diputados de oposición han manifestado su inconformidad por iniciativas que han presentado sin que sean valoradas, para que únicamente sean enviadas a la “congeladora” legislativa.

 

 

 

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

/HeraldodePuebla
@HeraldoEl